martes, septiembre 26, 2017

TE ENCONTRÉ

Allá donde la tierra termina y el viento corta el aire.
Allá donde no hay más tierra y sí agua oscura.
Allá donde los recuerdos rejuvenecen mi espíritu y yo aprendí a ser gaviota.
Allá donde presientes un camino y tu alma chispea…, te encontré.
Te hallé como cuando era chica y aprendía a beberme el mundo en sorbos grandes y precipitados.
Tropecé contigo como si fuera el ayer revindicando un hoy.
Te encontré entre casas amontonadas que van y vienen por cuestas y prados, donde tus ventanas son pórticos para mirar más allá, donde el sonido angosto del agua brava semeja una gaita.
Y me gustaron tus barquitos de colores varados en tu cuerpo chiquito de puerto de pescadores cuando la madrugada silva y tú extiendes tus redes.
Me gustaron tus gaviotas locas y cantarinas deleitándome con su vuelo rasante y su confiada postura al acercar mis pies a su pequeña figura.
Me gustaron tus cielos tormentosos, amenazantes y grandiosos. Tus cielos cerúleos y garzos dejando soles melosos.
Me gustaron tus sedosas brumas donde antaño bailé mis amores juveniles.
Me gusta, sí, me gusta cómo despiertas, pausada y callada, en esas mañanas que parecen que terminan y no acaban nunca.
Me gusta cuando llueves pues limpias mi alma de telarañas y olvidos.
Me agrada, me deleita, verte como si el tiempo se hubiera encallado en mi memoria selectiva y tú, Galicia, siguieras siendo el amor de mi vida.

                                                                                        Finisterre, septiembre 2017

4 comentarios:

Maripaz dijo...

Bellísima tu prosa poética.
¡Me encanta!
Besos.

Pedro Luso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro Luso dijo...

Olá, Mª Ángeles!
Gostei dessa tua poética crônica, da qual transcrevo este trecho:

"Allá donde presientes un camino y tu alma chispea…, te encontré."

Um beijo. Pedro

Reina Letizia dijo...

Hoy todo el mundo encuentra cosas. Y yo estoy buscando el pijama como una loca. Creo que lo llevo mi amante sin darse cuenta (me refiero a mi Felipe VI; no entiendas mal)

Besos de Reina