Vídeo promocional Mujeres descosidas

viernes, marzo 27, 2015

La Esteban y doña Puri

Me siento fenomenal y quiero compartirlo con vosotros.
¡Ha ganado la Esteban! Llamadme hortera, friki, descerebrada, pero yo estoy encantada que el pueblo llano tenga a su princesa comestible. ¿La nobleza no tiene a su princesa de Asturias? Pues el resto tiene derecho a tener la suya aunque se le vayan las formas en su manera de expresarse. Pero eso ya se lo he dicho “Belén, tú ya eres grande, no necesitas de lo soez y lo vulgar para que te quieran” También he hablado con la Hormigos (otra concursante) para decirle finamente que no la soporto, más que nada porque es muy pesada y creo personalmente que ya ha sacado rentabilidad a sus desencuentros con mi princesa.
Una vez que os he contado mis intimidades más íntimas podéis dejar de leerme e iros de vacaciones, lleváis mis bendiciones. Solo os pido una cosita: reíros, reíros mucho, insisto que es el ejercicio más sano que hay.
Para los que os quedáis, yo sigo aquí, así que si después de pensar que soy una friki, me seguís leyendo, yo encantada. Tal vez no deis crédito a  mi amor por la Esteban que no al coletas, ojo al dato diferencial. Pero es muy sencillo de comprender. La Esteban y yo somos mujeres PES; me lo dijo la cuñada que tengo, la que más quiero y mimo, más que nada porque solo tengo esa y cuando lo poco o la nada abunda, hay que cuidarlo sí o sí.
Pues bien, como os contaba, estábamos mi cuñadísima y yo corrigiendo mi novelilla que, si algún día ve la luz, os va a encantar, es una monada… Pues bien, entre renglón y renglón, mi cuñadísima levanta la cara y me estrella con la mejor de sus sonrisas y tono amabilísimo en la voz  Puri a ti lo que te pasa es que eres una mujer PES” ¡Coño! Me dije sin que el palabro saliera de mi garganta profunda. Pero mi pensamiento que es tan ágil como un conejo pensó”Seguro que te ha dicho algo bueno, Puri. Lo que pasa que como eres poco leída pues no te enteras” Y me quedé tranquila y en paz. Sin embargo mi cuñadísima añadió ”Y eso es una virtud y un defecto, según lo utilices, Puri” Y aquí me mosqueé porque si encima de darla de comer, darla trabajo con lo escaso que está y ser su única y amantísima cuñada, va y me pone a escurrir finamente, pero a escurrir, pues no, por ahí no paso. Así que con la excusa más excusable de ir al baño, corrí a coger el primer diccionario que encontré y me encerré en el baño a buscar qué significaba PES… ¡Leches! Con las prisas no me fijé y cogí un diccionario de griego y los griegos con la que está cayendo en su tierra, el ministro de economía, Varoufakis, debió de pensar que añadir una palabra más al diccionario griego era caro e innecesario. Por lo que salí del baño con tremenda decepción, tanta que mi cuñadísima notó que mi rostro no estaba encajado sino bastante des o desequilibrado, yo qué sé… El caso que me preguntó y yo respondí, respondí como la Esteban, porque yo tampoco me escondo “Pepa, ¿cómo cuánto de PES?” Va y responde sin encomendarse ni a Rajoy “Muchísimo” Me hizo puré… Muy fuerte, desagradecida, encima que la hacía trabajar en festivo va y me dice que yo soy muchísimo PES. Esa noche que había gala de gran hermano y que la Esteban lloró a conciencia, yo lloré con ella, también con mucha conciencia, frenesí e hipo.
Pero la ignorancia, que es la madre de la indecencia, se volatilizó… Muy fuerte. Porque soy tan fuerte como la Esteban, y una vez que las dos habíamos llenado el Manzanares con nuestras lágrimas, en mi caso volvió el juicio, poco eh, a mi cabeza y llamé a mi cuñadísima y sin fisuras ni ambages fui humilde y la pregunte “Pepa, qué es PES” y ella me contestó “Persona especialmente sensible”…. Muy fuerte, lo sabía que mi alta cualificación a la sensibilidad extrema no me reportaría nada bueno. Así estoy yo como la Esteban, todo el día como los indios cabreados sufriendo por memeces, llenando los pantanos con mis lágrimas… ¿Hay alguien ahí? ¡Leches, Puri! Has aburrido hasta el apuntador y se ha largado todo el mundo. No se puede ser tan pesada, hija.

¡Felices vacaciones, amigos!

1 comentario:

Nómada planetario dijo...

Ser sensible lo considero una virtud, pese a los trompicones que puede propiciar tal rasgo de personalidad.
De Gran Hermano no quiero ni oír hablar. Debo ser un rara avis.
Feliz Semana Santa.
Besos mientros busco destino.