La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

domingo, agosto 24, 2014

DÍAS DE VERANO

El verano es como una paleta de colores a cual más vivo, vibrante y alegre, y pienso si a las personas esta estación nos hará mejores, y si nuestro carácter celebrará durante tres meses las jornadas de puertas abiertas, en las que tu espíritu, por esa luz que despierta pronto y se acuesta tarde, por los grados que suben y nos hacen despojarnos de la múltiples capas de cebolla en las que revestimos nuestro yo más intimo y personal, colaborarán a que estemos más receptivos a los demás.
Tu ánimo se llena de olores y sabores que prosperan hasta fundirse dentro de ti y obrar el milagro de  irradiar alegría. Por muy siesa que sea una persona, en esta estación el vinagre en el que a veces se baña el carácter se guarda en la alacena al menos hasta que llegue el otoño.
Cada estación tiene su encanto, su belleza, sin ir más lejos, personalmente me encuentro en mi salsa tanto en otoño como en invierno, pero he de reconocer que el verano me sienta bien, como si mis ojos tragaran la luz y esa luz, más tarde, encendiera el entramado de callejones escritos de memorias de verano que me harán recordar en las largas tardes de invierno las risas de los amigos, las fotos alocadas, las bromas, las copiosas comidas de sobremesas interminables, las confidencias sinceras de espinas que no logras sacar del corazón, y que sin embargo en un día de verano, aunque el dolor está ahí, eres capaz de compartirlo con tu gente, o decir una verdad que no encontrabas el tiempo ni el modo de decir.
Sí, el verano es de colores, rosa, verde, azul, naranja, amarillo… Cada uno encuentra la tonalidad que más se acomoda a su esencia de persona que es. Yo hoy lo he visto: éramos personas dispares, unas azules, otras blancas…, pero todas llenas de luz dispuestas a darse un poquito a los otros.

Tratar de ser feliz es barato, no gratis, porque la felicidad se trabaja, y hay que tener los ojos muy abiertos, el corazón predispuesto, y la mente abierta para recibir y valorar lo que se presenta cada día delante de ti. Y en verano es muy fácil ver pasar la felicidad, aunque sea chiquita, rozar tu persona.

No hay comentarios: