lunes, marzo 08, 2010

DE LIMÓN Y NARANJA

Mujer, mujer, escociéndonos decepciones y fracasos, pero siempre mujer.

En algún momento enterramos nuestra inocencia y la mirada se oscurece, pero si perder un ápice del racimo que nos hizo mujer.


Nuestro pequeño mundo se siembra de pequeñas cosas y nosotras, semillas de mujer, tratamos de dar sentido a la noche y el día.


Ayer, abrigamos el corazón con rachas de viento y hoy nos vestimos de fresa; duplicidad de mujer.


Caminos angostos donde el dolor se supera, se sale del maltrato y la luz vuelve a su vida; mujer eres fortaleza.

Mujer, mujer, para qué nos inventan un día si todos son nuestros.

Somos limón, somos naranja, somos todo en un cuerpo de mujer.

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Todos son vuestros.
Si.
Es cierto.

Besos.

MarianGardi dijo...

Todos los colores en nuestras redondeces.
Bello, mi querida compañera de letras

guillermo elt dijo...

Sois la fruta prohibida al maltrato. La fruta de la pasión, y no por los clavos. La flor que da perfume a nuestro día a día... Bueno, bueno... tb. tenéis espinas, vale... :)) como los cardos...jajaja... no, todas no,... Pues al igual que nosotros.

Besicos.

joselop44 dijo...

Muy buena entrada incluida la fotografía que has puesto.
Feliz Día de la Mujer

Juan Julio de Abajo dijo...

Y yo me pregunto: "¿Qué sería del mundo si no existieran las mujeres? Dan vida a otros seres y, como escribió un "talentudo", son el reposo del guerrero".

Sinceramente: En mi trayectoria como profesional y no digamos ya como hombre, los seres más inteligentes y con innata disposición para ayudar a "su" hombre, han sido siempre, y con mucho, las mujeres.

¡Yo, os saludo!

¿Puedo mandarte un beso o te lo doy cuando tenga la fortuna de verte?


JULIO.

www.fancyediciones.es
juan@fancyediciones.es

Codorníu dijo...

Acertado texto. Aunque hoy creo que las ilustraciones (perdón que pluralice, ya sé que hay sólo una)añaden un poder narrativo sin par.

Espero que hoy te hayan felicitado muchos amigos de los que lo dicen, porque lo creen.

Yo he felicitado a mis alumnas,y les he recordado que hace noventa años, era impensabele que una mujer se sentara en un aula.

A veces es fundamental recordar el pasado.

Un beso, rubia.

Jesús Arroyo dijo...

Sube al desván de los recuerdos rotos
para sajar baúl de perseguida,
mi mano amiga tendida la tienes,
sal, corre sobre la hojarasca seca
y no mires atrás, sigo tus pasos…
Has cambiado Cenicienta por mujer.