martes, marzo 09, 2010

LA JAULA

…Nuestro pequeño mundo, a veces jaula de cristal hecha con nuestras obras. Obras pobres, carentes de dignidad y sobradas de egos superpuestos donde el lograr la atención de otros; su aplauso se convierte en el reconocimiento de nuestra esclavitud.

…Nuestro pequeño mundo, maltrecho y descuidado, tal vez sólo aprenda de la adversidad y, cuando el dolor escueza, podamos abrir los ojos y ver que la alabanza se desvanece, y que lo único que queda es esa humilde flor que crece espontánea a la vera de tu camino sin necesitar más que tú la mires.

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Demasiadas jaulas.
Y pocas flores.

Besos.

Juan Julio de Abajo dijo...

Las pequeñas cosas son las grandes. Las cosas pequeñas, precisamente por pequeñas, ocultan grandes tesoros de humanidad. Sólo hay que saber descubrirlas...

El hombre, en medio de la selva de la vida, no sabe ver porque ya no sabe mirar. Se le olvidó hace mucho tiempo...


Un beso de corazón a corazón. (Si me lo permites)


JULIO.

www.fancyediciones.es
juan@fancyediciones.es

Maripaz Brugos dijo...

Maria Angeles, he leido las tres últimas entradas de una vez. Me he enternecido donde hablas de la "infancia" de tu madre. Tengo tan reciente la infancia de la mía, antes de irse para siempre...

Te envío un abrazo fuerte, fuerte...

Jesús Arroyo dijo...

Los actos... sólo los actos riegan los jardines...
Besazos.

Xiada María dijo...

Las jaulas siempre enjaulan. Es lo más parecido a una cárcel.

Besos

Letizia dijo...

Una de esas jaulas me venía bien a mí para los canarios. Los tengo sueltos y se me asilvestran por el monte del Pardo.

Besos de Princesa

Albino dijo...

No hay cosa que mas odie que las jaulas, sea en un zoologico o sea, y aun es peor, dentro de casa cortándole toda movilidad a un canario o un gilguero.
El problema mayor es que aun no llegué a saber si el mundo es tambien una jaula y entonces todos estamos dentro.
Por si acaso, acercate y no te separes. Será un consuelo
Besos

LUNA LLENA dijo...

Hay muchas flores en el camino que ignoramos, son lo mejor de la vida las pequeñas cosas los detalles: una sonrisa, una puerta que nos abren ante el desaliento y la soledad. Sólo vemos las florecillas tras el sufrimiento.

MarianGardi dijo...

Bello como siempre.
Voy a subir esta noche una mención en mi blog de tu blog.
Un abrazo sincero revuelto en besos

goyo dijo...

Hola Rubia, ya apareceran por tú jardín, las flores del naranjo.
Te dejo un beso grande para vos, amiga.