sábado, febrero 02, 2008

... Y NADA HABÍA CAMBIADO

Sabía que eras tú, aún sin las gafas puestas, tu silueta era inconfundible, llena de vitalidad, y que el tiempo nada pudo hacer por nublar tu eterna sonrisa.
Me abracé a ti y fue como regresar un poco a casa; allí seguía el mismo calor de siempre.
Nuestros ojos se miraron ¡había tantas huellas en ellos!, pero no por eso habían perdido el brillo de la esperanza.
Caminamos del brazo y tú hablabas y hablabas para que yo viviera tus horas, como siempre lo hiciste y me di cuenta que… nada había cambiado.
Según oía tu voz, el matiz de tus sentimientos, me di cuenta de cuánto te había echado de menos…, a pesar de mi desidia, defensa contra el vacío, algo que tú nunca comprendiste de mí.
Sin embargo, como el buen vino, nuestra amistad seguía indemne, reposada, con el sabor de un coñac añejo.

Parece que fue ayer cuando, rompiendo moldes, decidiste aventurarte a una nueva vida. Yo te miraba con fe aunque espantada. Nada tenías que perder y algo que ganar, tú eras una corredora de fondo, ninguna tormenta te trunco jamás un camino. Ni siquiera tu carrera de obstáculos que la vida te ha ido poniendo, han podido con tu ánimo.
… Y te vi partir y mi llanto sordo se quedó ahí, quieto, callado, para no espantar tu ánimo…, y te eché tanto, tanto de menos, que los días no terminaban. Faltaban nuestras locuras, la ironía con la que encarábamos la vida, de la mano, juntas, para no perder la brújula.

Ahora, con el tiempo a nuestras espaldas, vuelvo a pensar que la vida es una estación, trenes que van y vienen. Tú, subes y bajas y, de vez en cuando, retornas a algún corazón que una vez dejó mella en ti. Te reencuentras con viejos pasajeros con los que compartiste un trozo de tu pan de cada día. Después, recoges tu mochila y continúas tu trayecto hasta que, al fin, llegas a tu destino.
Pero, aún percibiendo eso, sé que habrá más estaciones, incluso en el destino final tú estarás… porque nada habrá cambiado a nuestra amistad.

4 comentarios:

Pepe Codorniú dijo...

Que digo yo... que no te importará que haya aterrizado fruto del azar... del que en el fondo, no sé la razón; aunque en la forma, sí: vi la puerta entreabierta y ojeé los últimos post de tu blog. En el último vi que hablaba de trenes y estaciones. La realidad simbólica me atrapa. Y no pude evitarlo.

Quiero que sepas que me ha gustado lo que he visto.

Un beso, nada ha cambiado.

Agatha Blue* dijo...

Hola Maria Angeles,

En primer lugar agradecerte de corazón la visita a mi Blog y pedirte disculpas por no haber contestado antes a tu comentario ( He estado de vacaciones y no he podido visitar Blogs por los quehaceres propios de los días libres... )

Decirte que tu narrativa es fantástica.

Es fresca y facil de lectura.

Un abrazo,

Agatha Blue*

PIER BIONNIVELLS dijo...

HERMOSA ENTRADA..
Si es cierta o no.. me ha encantado la manera en que expresas ese sentimiento tan lindo que es la amistad.. que a pesar de las idas y venidas de los adios y buenos dias.. esto va a seguir por siempre dentro de sus corazones.. el amor estara con nosotros siempre y cuando lo alimentemos..

abrazos..

♥♥♥JOSELYN♥♥♥ dijo...

lA VERDADERA AMISTAD NO TIENE LIMITE NI FIN, ES INFINITO, LAS ESTACIONES CAMBIAN, PERO LA GENTE SIGUE IGUAL HASTA SU VOZ NO CAMBIA... Apesar de la distancia y vidas separadas queda un lazo irrompible ... LA AMISTAD.

PP.DD

FEBRERO mes del !!AMOR Y AMISTAD… Desearte un gran dia de la AMISTAD por adelantado… BENDICIONES DEL TODO PODEROSO… FELIZ VALENTIN