miércoles, enero 31, 2018

DE ENERO Y FEBRERO

Ya muere enero entre lluvia, nieve y soles mestizos.
 Ya  se va un mes de cuestas, resacas y rebajas.
Parece que fue ayer cuando doce campanadas nos abrían las puertas a un enero inhóspito per se y, ya ves, hoy se va y mañana viene febrero cortito y carnavalero, amoroso y cuaresmal.

Febrero de colores, entre chirigotas y disfraces, y siempre al sur pues para conocer tu idiosincrasia que se vayan a las islas,  a Cái,  a Sevilla, nunca al Corte Inglés de amores ficticios cualquier catorce de febrero, que vende igual un mes blanco que una colonia empaquetada, pero jamás un beso, un beso que se siente entre dos bocas que se aman.

Yo me pierdo en este mes ensortijado de callejuelas en penumbra y pies racheando a un Cristo mientras en la calle de al lado un costalero ensaya bajo hormigón. Mes de música de capilla, polvo de incienso y cirios color tiniebla, dejando a su pasar aromas de preludio primaveral y un callado rezo de antaño.

Me gusta la luz de Cái riéndose con gracia de las penurias de doce meses, de políticos descerebrados y famosos sin fama. Me gusta Canarias de plumas de avestruz en su esencia de arcoíris y el ritmo en sus caderas. Y me gusta Sevilla desplegando el orgullo de una de sus máximas tradiciones, expresiones que galopan en su alma de naranjo en vísperas de azahar.

Me gusta febrero, me gusta mi tierra, esa tierra que a veces, de tantas piedras que se tira sobre sí misma, cae moribunda en su figura parcheada. Pero, aún con eso, no temo por ella. Es de raza, es vehemente, es crítica, es cínica, es leal, es alegre aunque a veces algo pusilánime, pero ella, ella siempre resurge de sus cenizas calcinadas por tanto pelagatos suelto. Así es mi España que, en febrero, se viste, se disfraza y siente.

Si pasas por ella, para un instante. Observa, huele, siente y después, sigue escribiendo tu febrero más íntimo y personal.

3 comentarios:

Pedro Luso dijo...

Olá, Mª Ángeles!
Como sempre, é uma alegria vir a este espano. Hoje leio esta bela narrativa, da qual trnascrevo estes trecho:

"Yo me pierdo en este mes ensortijado de callejuelas en penumbra y pies racheando a un Cristo mientras en la calle de al lado un costalero ensaya bajo hormigón. Mes de música de capilla, polvo de incienso y cirios color tiniebla, dejando a su pasar aromas de preludio primaveral y un callado rezo de antaño."

Parabéns, querida amiga.
Um beijo.
Pedro

Macondo dijo...

Me gustan febrero y España contados por ti.

Marigem dijo...

Qué bien lo cuentas, has hecho que febrero me guste un poco más.
Besos.