lunes, mayo 29, 2017

SUEÑOS

¿Quién no ha tenido sueños alguna vez?… Incluso ahora, aunque muchos peinemos canas  y la vida nos haya agitado tantas veces que en vez de personas seamos cocteleras batidas por vientos huracanados.
Mis sueños han ido mudando de piel según iba colgando los años en el árbol de mi vida.
Hoy, jaraneando en el césped en una tibia tarde, recordé mis sueños de ayer, tantos como granos de arroz. Pero como los días que van pasando, así mis sueños fueron mutando a otros.
Soy lo que hice de mí tejiendo sueños de niña a mujer. Abarqué al mundo y él me poseyó como un viejo amante escanciando sobre mí tormentos y gozos.
Al recordar…
Me vestí de nostalgia mientras el cielo recapitulaba azules y grises hasta llegar  la noche en que estrellas penitentes, peregrinas, llegaron a colgarse en el mismo espacio que una vez las coloqué. Una sonrisa agridulce se me escapó de la comisura de los labios y cerré mis ojos para abrazar un presente.
Ese era mi sueño de hoy y ahora…

5 comentarios:

Laura. M dijo...

Claro que soñamos... y seguiremos soñando, sin importarnos la edad, ni las canas. Lo mejor está por vivir Mª Ángeles nuestro árbol de la vida tiene muchas hojas aún por colgar ;)
Me gusta tu sueño!!
Besos.

Macondo dijo...

Felices sueños, María Ángeles.

Mª Jesús Muñoz dijo...

¡¡Cuántos sueños nos han acompañado a lo largo de la vida...!! Y aún siguen vivos en este presente, que también yo abrazo, amiga.
Mi cariño y mi ánimo siempre.

Pedro Luso dijo...

Olá Mª Ángeles.
É verdade, com o tempo, mudam nossos sonhos. Bela crônica. Parabéns.
Um beijo, Pedro

Maripaz dijo...

Estás llena de vida y de sueños. Por eso me gusta venir a visitarte y empaparme de tus letras, pues posees el don de contagiarme.
Besos.