Vídeo promocional Mujeres descosidas

martes, febrero 21, 2017

HISTORIA DE UNA CUBIERTA

No hay duda que fue un flechazo, nunca pensé que fuera así. Me imaginaba a Suso, un perro de agua cantábrico, merodeando por la cubierta, o una pistola, o tal vez una bandera republicana hondeando mientras Regalito, una de sus protagonistas, con sus cabellos color fresa te mira de frente. Sin embargo, me colocaron delante varias posibles cubiertas y nada más que vi esta, mis ojos, el corazón y la cabeza se cosieron a su imagen. Había algo en ella de nostálgico, de soledad y tristeza, de ensoñación, de silencio, de música, sensualidad, que evocaba perfectamente la esencia de la novela. Si te fijas, hay agua, nubarrones, y gaviotas. Los dos primeros aparecen justo al comenzar la historia cuando Juana, la protagonista barrunta que algo se tambalea bajo sus pies, en su vida. Si observáis, hay 13 gaviotas, las trece palomas mensajeras que van desmenuzando este thriller psicológico tan lleno de odio y ternura, de miedos y esperanza.
Hace poco pedí que me ayudaran a buscar un lema que a grandes rasgos definiera un poco el título de la novela. Mi gratitud a todos aquellos que se prestaron sin saber de qué iba la novela; solo manejaban unos pocos renglones “Así comienza la novela...”A veces te acuestas con la sorpresa engatusada en la mente y te despiertas con la cabeza descolocada y el corazón trotando por mundos desconocidos. No haces otra cosa que preguntarte ¿por qué ahora? Todo lo que sale de ti son palabras inconexas, recuerdos descosidos, trapos desgarrados como sentimientos que una vez te robaron o quizá te arrancaron de cuajo para no sentirlos más. Sin embargo nadie sabe, ni siquiera tú mismo, que no quitaron la raíz y que esta durmió agazapada detrás del corazón para que en un instante impreciso en tu recorrido vital emerja como semilla del diablo...” Hoy mirando mi cubierta que a partir del 16 de marzo ya será de vosotros, de los lectores, Ángel Miguel Marcos, lector concienzudo, se acercó poderosamente a la esencia “Mujeres Descosidas buscan modista que repare los desgarros de sus almas” y Mara Marley, maravillosa escritora, puso la guinda “Como jirones de nubes que se agitan en el viento, hay mujeres que ondean banderas, cosidas con retazos de vida, hiladas por cicatrices sin costuras. Mujeres que ocultan una semilla a punto de germinar”
Mientras escribo estas líneas siento que se me va escapando la emoción porque si mi segunda novela va a ser realidad en pocas semanas es gracias a vosotros, a los que conozco y desconozco porque “Uno solo no puede. En equipo llega a algún lugar”

De todo corazón, ¡Muchísimas gracias!

6 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Una portada que es un reto a la vida...Y esas gaviotas un buen presagio...Me gusta como empieza:

"A veces te acuestas con la sorpresa engatusada en la mente y te despiertas con la cabeza descolocada y el corazón trotando por mundos desconocidos..."

Mi abrazo y ánimo.

Ambar dijo...

No hay más remedio que leerla después de la primicia que nos acabas de dar.
Besos

Beatriz Martín dijo...

uufff " te arrancaron de cuajo" me vi alli uufff aveces nos pasa , entrañable relato jope que lindo escribes ojalá tenga oportunidad de leer tu novela, muy bueno , un abrazo desde mi brillo del mar

Macondo dijo...

Entiendo tu emoción, aunque no haya pasado por ella. Mucha suerte, aunque tu manera de escribir ya es toda una garantía.
Muchas felicidades.

Lia Noronha dijo...

Belas palabras...abrazos y buena noche.

Maripaz dijo...

Me encanta la portada y lo que se barrunta dentro. Por supuesto que quiero un ejemplar dedicado, querida amiga.
Besos.