La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

lunes, marzo 21, 2016

La Lupe

Mi boca se abre con cierta frecuencia y mis ojos miran inquisitivos en ademán de interpretar y comprender. Esa postura tan mía es la de esa niña que una vez fue, sin arrugas, sin antifaces y la frescura de un mundo por descubrir.
Y pese a quien pese en cierta manera la conservo en las cavernas de mi ser y de vez en cuando emerge, se me escapa y campa a sus anchas poseyendo sus propios registros, asombrándose que aún haya un mundo que la fascina a pesar de las miserias que van disfrazadas de divos simplemente para hacerse un hueco en las vida que les ha tocado en suerte o no, digiriendo además ese otro yo no bien visto ni por unos ni siquiera por sí mismo, pero tiran hacia delante convirtiéndose en un buey que no mira hacia atrás, pero que tampoco piensa en lo que hay no vaya a ser que sus patas se hundan para siempre, y no puedan seguir tirando de su carro íntimo y personal.
…Mis ojos de niña revestidos de mujer mundana se introdujeron en una esfera muy distinta a la habitual. El olfato se imaginaba, absorbía aromas que había imaginado, pero luego recordó que de imaginar nada. Hace mucho tiempo olfateó un ambiente parecido cuando trabajaba en unos submundos que, aunque mal vistos, en ellos encontré tanta vida y humanidad que fueron tesoro de experiencia (hubo un tiempo en que trabajé para una revista, la dueña tenía una doble vida: por las noches se transformaba y se convertía en una madame de un club de alterne)
El local donde entró mi niña grande estaba decorado con buen gusto y una música incitaba a seguir el ritmo sin parar. Mi voz enmudeció, más de una vez me preguntaron si estaba cómoda, si tenía sueño, si estaba aburrida o no me gustaba el lugar. Yo respondía negando con la cabeza porque aún sin gente aquel lugar me pedía a mi alma de niña y corazón de mujer diseccionar sus aristas, penetrar en él por alguna rendija, y…comprender.
Al rato se fue llenando el bar, la música seguía excitando mis sentidos, yo salí a fumar ya no por la querencia al humo en mis pulmones sino más el afán de investigar las peculiaridades del local y sus inquilinos. Todos hombres y sin ninguna diferencia a los que te topas en cualquier momento por la calle. Terminé el cigarrillo mirando unas gotas tímidas que se hacían notar por el asfalto y volví a entrar. Un par de hombres se cogían las manos con ternura y sellaban un beso en una sonrisa plagada de incertidumbres. Una mujer bebía sola en la barra, pero al volverse, seguro que notó mi mirada en su nuca, comprobé que era un hombre con alma de mujer con melena de mechas tintadas de carmín y unos ojos tan bien maquillados que se convertían en faros alumbrando un mar humano de hombres que no se sienten hombres y entonces pensé ¡Ojala lo comprendieran y lo aceptaran como yo!, pues para mí no eran distintos sino personas que buscan lugares para sus intereses como cualquiera puede hacer.
Me senté y un micro escenario se iluminó apareciendo un ser extraño sin identidad, o identidad mal asimilada. El personaje escénico era malo, no sabía cantar y la gracia no era picante sino burda. Era joven, no más de treinta. Yo le miraba con la boca abierta, la niña de mis cavernas se convertía en la más crítica, la mujer que soy en la benévola que comprende pero que  deja paso al pensamiento que para ser distinto no solo hace falta disfrazar tu cuerpo y tu cara, sino sentir aquello que llevas dentro y no forzarlo en una soez caricatura de ti mismo.
Mi niña me preguntaba “¿no tiene para comer y por eso hace esas cosas?” Yo la miré con ternura, una ternura triste, desgajada de mentiras y la contesté “A veces somos crueles hasta con nosotros mismos”

La puerta de La Lupe se cerró y yo caminé por las calles silenciosas con la imagen colgada a mis pestañas de aquel muchacho que no sabía ofrecer autenticidad ni para él mismo.

1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

Me has hecho recordar a gente que siempre ha estado desubicada en el mundo.
No por culpa de ellos.

Muy bien escrito.

Besos.