Vídeo promocional Mujeres descosidas

domingo, junio 15, 2014

PRESENTES TORMENTOSOS

Hay días en que uno se despierta con el sabor amargo del fracaso y un naufragio de derrotas viene a configurar la playa de tu presente repleta de cascotes, vestigios ineludibles. Incluso la pereza por plasmar el aire que te rodea se instala en tu ánimo a pesar  de que los pájaros en este verano que no termina de llegar, no dejen de cantar desde el primer rayo de luz.
La envidia, la culpa, el remordimiento, la inseguridad…, compañeros de viaje del ser humano instan a huir de la realidad de cada uno… Y cuando esto pasa, hay paisajes internos anclados en el tiempo sin ánimo de reconversión que animan a introducirte en ellos como salvoconducto de la debacle de tu ánimo.
El mío es… Sus valles silenciosos hablan de recogimiento, de una paz que hoy en día es invendible. La serenidad del amanecer, el pausado viento azuzando el estío entre montañas donde el eco se transmite en kilómetros de verdes prados. Riachuelos de dulce soniquete nazarí. Abetos, árboles con aroma a tierra, nubes enganchadas en cumbres sin borrascas. Lluvia fina y templada que lava las hojas peregrinas como a tu alma ennegrecida no se sabe el porqué. Allí se respira honestidad, y se me llenan los pulmones de credibilidad. Pájaros anidando de árbol en árbol y tú como presente contemplativo… Cuando regreso de ese lugar, presiento ráfagas de lucidez en mi persona, mi fe quebradiza es menos endeble y el sentimiento de saberte pedir perdón, reconocer el daño a ti o a otros y serte capaz de hacer borrón y cuenta nueva y, así, levantarte de tu suelo pantanoso, comenzar a dar nuevos pasos antes de caer nuevamente porque así es la vida.

Es un lugar bonito y tranquilo de mi conciencia donde me refugio cada vez que el sol nace sin luz.

No hay comentarios: