La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

miércoles, enero 22, 2014

LA CASA

Ayer lloré; tal vez el alma lo estuviera pidiendo a gritos. No fue un llanto largo ni ruidoso, el justo para dar rienda a un sentimiento en soledad, un acto íntimo y personal que a veces hacemos para encontrarnos frente a frente con los sentimientos que negamos.
Llegaba casi flotando después de haber viajado por un paisaje gris vestido de blanco, un día de esos de invierno en los que antes de caer la tarde la luz hace prodigios mostrándonos el lado más bello de la naturaleza. Las sombras de los pinos se hacían alargadas mientras los charcos se convertían en espejos de la última luz, pero antes había sobrevolado Segovia y había sentido que formaba parte de un cuento de Dickens mientras la nieve gateaba por el aire, por el campo…
Abrí la puerta de casa feliz; ella estaba muda, en reposo e iluminada por luces amarillentas provenientes de la calle. Con la maleta a rastras y sin quitarme el abrigo me senté en el sillón orejero de mi madre, y me vino a la boca el sabor insípido de la nada, del vacío. Contuve la respiración para no sentir más de lo deseado, pero la realidad me golpeaba las sienes como diciendo ¡Despierta!... Y me puse a mirar el aire en suspensión, a escuchar el mutismo del silencio, el eco de las paredes.
Reflexioné con los ojos para decirme que hay que saber mirar, mirar con cariño, condescendencia y comprensión. Sentir el latido en la mirada, presentir con la vista lo que a simple vuelo de pájaro no se ve…, y sentí tanto bajo mi mirada por aquel espacio abandonado a la fuerza por su ama que se me escaparon apenas unas cuantas lágrimas para arrullar a aquella casa que siempre me espera tal como la dejé la última vez; ambas nos encontramos, una a la otra, lamimos esas heridas que no se ven, sentimos la ternura del tiempo sobre nuestras vidas contrahechas y, como si el momento se hubiera terminado, sentí bajo el abrigo un leve escalofrío que me abstrajo de aquellas emociones, insisto, de aquel instante íntimo, para devolverme al presente.

Encendí las luces, la música de Rod Stewart sonó por los altavoces y me puse una copa de vino de mi buen amigo Juanjo; era hora de dar vida a todo mi entorno y calidez a mis hechos.

1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

Me has hecho recordar este poema que escribí hace mucho tiempo:

LA CASA

Todos mis preciados recuerdos
duermen en el sueño de la casa
allí reposan mis primeras imágenes
mi madre muy joven siempre cerca
mi padre alto lejano delgado
mis abuelas vestidas de posguerra
con el paso del tiempo mi hermana
más tarde dos hermanos gemelos
vecinos animales amigos familia
historias que olvidar no quiero.

Dos lágrimas caen melancólicas
recordando todos aquellos años
mi infancia ya exterminada
mi adolescencia tan añorada
mi juventud tan seca y dura
después la casa se me alejó
con mi ansiada independencia
afortunadamente siempre esperaba
para darme refugio de dolores
con mi madre rigiendo el timón
y mis tres hermanos amaneciendo
al mundo inhóspito e inevitable.

Ahora la casa permanece muerta
abandonada en la indiferencia
solamente habitada por sueños
de todos los que la quisimos
gobernada por la larga ausencia
de ecos de risas y tristezas
de la memoria de todos nosotros
de nuestras fantasías y tinieblas
regida por el espíritu amable
de quien siempre mandó en ella.


Besos.