La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

domingo, noviembre 10, 2013

DOMINGOS, ESAS TARDES DE OCIO...

Nunca me gustaron las tardes de domingo; me encerraba en casa y me hinchaba a ver películas. Las mañanas domingueras, sin embargo, siempre han gozado de mi beneplácito. No hay más que salir una mañana de cualquier domingo por las calles de Madrid ¡una gozada!, poca gente, ambiente seudo-intelectual en las puertas de los museos, el vermut de la una de la tarde, pasear sin la estridencia de los coches, ir al rastro, a un mercadillo pero, ¿y las tardes domingueras? Hace tiempo que las convertí en mi cajón de sastre particular; me dedico a hacer las cosas más variopintas desde labores de jardinería, ordenar un altillo, rebuscar en un cajón a ver qué secretos guarda, ver fotos, recortar artículos, y guardarlos amorosamente en una carpeta que, un buen día, abriré y olerá a tinta pasada y papel rancio, éste se habrá tornado amarillento, pero sus letras encerradas me darán un suspiro de bienestar. Lo que hago con profusión es pasar las hojas de los semanales con mucha, mucha rapidez, tanta que a veces parecen que se mueven las sombras de los personajes que desfilan en estas revistas, pero siempre sucede un milagro (llámese milagro en esta ocasión a una hoja que se obstina en no ser maltratada con indiferencia y se abre sin más)… Entonces me quedo como alelada mirando lo que me va a revelar la hoja obstinada. Y este domingo ha sido una parcela que se llama “Sobrevivir a la crisis” Es una serie de fotos de hombres tirando de un carro; dentro llevan su especialidad. Unos cartón, otros, metal, objetos reciclables…, una variedad infinita de vidas entre los desechos de los demás para sacarse unos euros y tirar”palante”… Me ha dejado triste pero menos porque la dignidad de los personajes en esas fotos es grande, grandísima y, si bien es muy triste llegar a esos extremos, la capacidad humana para seguir “palante” es infinita.
Y así ha terminado ya casi este domingo de cajón de sastre con la imagen de esos seres anónimos que han removido mi conciencia.

¡Que tengáis buena semana, amigos!

1 comentario:

Nómada planetario dijo...

El otro día vi como unos jóvenes esperaban a que las empleadas del súper sacaran los alimentos para tirar, por estar caducados o en mal estado.
Antes de que llegará su peculiar maná, la policía les mareó a preguntas, para ver que hacían. Manda huevos, con la chorizos que hay sueltos, perder el tiempo en estas pamplinas.
Los pobres chicos se llevaron un alegrón con la mercancía de desecho.
Así está el patio.
Besos tras un día de campo.