La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

viernes, noviembre 08, 2013

ALMA DORMIDA

Hoy Madrid se ha despertado  soso, insulso. El cielo es del color de una cubeta de hielo sucio; no es de ese gris plomizo que amenaza lluvia con el discreto encanto del agua por venir, ni siquiera la luz que despeja al día es tamizante para que puedas encontrar la calidez del gris nostálgico… ni eso. Sin embargo el día me ofrece otras cosas como las sonrisas francas de mis compañeras de clase de arte, la forma esencial y lúcida de entender la vida de algunas de estas mujeres, la franqueza comunicativa de otras al intercambiar ideas…, bueno, ellas, porque yo cada vez puedo hablar menos por esa memoria huidiza que me deja  al pie de lengua una frase que no acabo de rematar porque se me ha olvidado lo que iba a decir. Así que me dedico al otro ejercicio igual de placentero (y menos arriesgado, todo sea dicho de paso) que es el de escuchar, pero escuchar acariciando el silencio de concentrarte y asimilar las palabras de los otros. Porque cuando escuchamos y somos conscientes de lo que estamos haciendo te introduces en un formato íntimo, un espacio interior de una belleza exquisita. Y es que si nos paramos a pensar un instante, de todo lo que los demás intentan decirnos a lo largo del día, ¿realmente cuánto escuchamos? Tal vez porque estemos deseosos de ser el centro de alguna parte, o porque necesitemos vomitar lo que nos carcome… El caso es que cuando las luces se adormecen al final del día, personalmente, me he enterado de muy poco de los otros, lo frágil y endeble que es a veces la relación con los otros y, ¿por qué? Porque no escuchamos, porque, quizá, seamos la sociedad del desengaño y hayamos determinado, aún sin ser conscientes, de ir a lo nuestro.
Pero el caso es que tengo la sensación, y ésta no me abandona según salgo al mundo hasta que me desintegro con la última luz, que somos más solidarios, que estamos más comprometidos, más sensibles al sufrimiento de los otros. Así que somos sordos pero a cachos, ¿no? O tal vez nuestras almas estén a ratos dormidas para escuchar el canto de tu semejante.
Me tendí sobre la hierba entre los troncos
que hoja a hoja desnudaban su belleza.
Dejé el alma que soñase:
volvería a despertar en primavera.
Nuevamente nace el mundo, nuevamente
naces, alma (estabas muerta).
Yo no sé lo que ha pasado en este tiempo:
tú dormías, esperando ser eterna.
Y por mucho que te cante la alta música
de las nubes, y por mucho que te quieran
explicar las criaturas por qué evocan
aquel tiempo negro y frío, aunque pretendas
hacer tuya tanta vida derramada
(era vida, y tú dormías), ya no llegas
a alcanzar la plenitud de su alegría:
tú dormías cuando todo estaba en vela.
Tierra nuestra, vida nuestra, tiempo nuestro...
(Alma mía, ¡quién te dijo que durmieras!) José Hierro
¡¡¡Buen fin de semana, amigos!!!


3 comentarios:

Maria Coca dijo...

Tienes razón. Escuchar al otro es esencial para comprenderlo y comprendernos. Y hay muy pocas personas que se interesan por escuchar.

Buen fin de semana, amiga.

PEPE LASALA dijo...

Vaya regalazo nos has dejado hoy Mª Angeles, acaricia los sentidos. Un beso grande y buen fin de semana.

TORO SALVAJE dijo...

Me temo que tenemos anestesiadas nuestras almas.

Besos.