La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

miércoles, octubre 30, 2013

TODO LO QUE HICISTE POR MÍ, HOY TE LO DEVUELVO


Cada vez ella mi inspira más ternura; es como si el tiempo y las circunstancias la fueran despojando de ese rictus amargo con el que trataba a mi persona. Con más facilidad olvido pasajes  del ayer que no debieron haber ocurrido jamás. Mi memoria se abre a la selectividad de lo que ella hizo por mí que fue mucho y bueno, y con eso me quiero quedar…

La observé en la distancia. Permanecía cabizbaja como mirando sus manos sin verlas, y en actitud de esperando algo que no llegaba nunca… Y a pesar de que apenas ve, presintió mi llegada y volvió su cabeza hacia mí. Me acerqué despacio, con la sonrisa colgada en los ojos, de esas sonrisas que salen de hondo sin poderlas reprimir. La besé como hacía mucho tiempo que no salía ese gesto espontáneo. La besé como se besaba antes, de besos sonoros y conscientes del valor que quieres imprimir en ellos. Su mirada inexpresiva sonrió también como si hubiera llegado a puerto, como si aquello que estaba esperando, al fin, había llegado.
Entonces comprendí que ambas estábamos predestinadas a entendernos, aunque nuestros caminos fueran dispares, aunque ella tambalease con la negrura de la vida, y yo volara con la esperanza, con la luz de la alegría a la que no quiero renunciar por mucho que ella me la quiera arrebatar. Nuestros lenguajes han sido tan diferentes que era imposible que ella me comprendiera y la razón se negase a admitir las palabras que me transmitía.
Sin embargo, ahí estamos las dos como madre e hija caminando apoyadas la una con la otra, y yo tratando de hacerla feliz aunque sea contándola desgracias ajenas.
Requiebros de la vida, segundas oportunidades, todo vale con tal de llegar al entendimiento, con tal de sembrar el calor de mi anciana madre que espera su parca con el temor a lo desconocido. Se aferra a mí como un niño ante lo desconocido; ahora soy sus ojos, la voz con la que se quiere hacer entender, el cariño que no supo demostrar… Soy su segundo yo y lo trato de hacer con todo el amor del que soy capaz.

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Muy emotivo.
Seguro que eres un segundo yo maravilloso.

Besos.

MarianGardi dijo...

Triste pero hermoso relato.
Y pienso en la fusión que tengo con mi hija y cuan afortunada soy.
Me gusta ver que la amas pensando en el bien que te aportó y olvidaste lo negativo.
A veces las madres no sabemos hacerlo mejor.
Un abrazo querida

Nómada planetario dijo...

Afortunada tú, que puedes disfrutar de ese encuentro, aún con las limitaciones de la edad.
Un abrazo.

CATI COBAS dijo...

Es muy difícil, a veces, pero tu resolución amorosa es la mejor. Te quiero...