La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

viernes, septiembre 06, 2013

AVESTRUZ

¿Alguna vez os habéis sentido avestruz? Yo tantas que he pasado una parte de mi vida debajo de la cama contando todas las pelusas que había allí. ¿Por qué se da esta sensación anímica? Tal vez porque has actuado de forma poco clara, porque has sacado la lengua a pasear (“Por la boca muere el pez”), porque la discreción y la prudencia se han escondido tanto que no las has encontrado, por cobardía; tantas y tantas cosas para disfrazarte de avestruz…
Los primeros momentos al sentir que te crecen las plumas son espantosos; una vergüenza interior crece hasta que aflora por los poros de la piel. Más tarde buscas excusas, te das la razón, todo con tal de que desaparezca esa sensación, pero no se va ¡Qué va!, aún se acrecienta más porque has perdido la perspectiva de la realidad con tanto autoengaño.
La siguiente sensación, creo que es peor: la tristeza, el remordimiento; aquí comienzas a flagelarte hasta que te haces heridas en el alma; vamos, que no te perdonas ni aunque reces veintisiete rosarios, o hagas la penitencia de no fumar en un par de meses.
La última sensación es como una caída libre hacia el vacío; yo la llamo pozo por eso de la oscuridad. Sin embargo, a pesar de la noche oscura en que se halla tu mente, hay una luz energizante que va a ser la impulsora de que, una vez que has sido capaz de reconocer tus errores, será la que te guíe nuevamente a ese mundo de luchas continuas contigo mismo o con los demás; la batidora de la vida se encargará de mezclar todo.
Hace un par de años logré aprender algo muy importante que hasta ahora mi memoria huidiza no lo ha olvidado: el perdón de volver a empezar con la enseñanza aprendida. Claro, esto no quiere decir que no vas a volver a tropezar en la misma piedra, ni muchísimo menos, al menos en mi caso. Simplemente te das la oportunidad cada mañana de comenzar de nuevo tu camino; sientes el alivio de esa oportunidad y te levantas con las rodillas desconchadas, pero con energía para volver a empezar.
¿Serán capaces los demás, los que nos rodean y nos soportan diariamente, de perdonarnos también? ¿De ayudarnos diciéndonos las verdades con cariño, pero verdades rotundas al fin y al cabo? Yo cuento con un par de personas que son fantásticas, y no sabéis lo que se lo agradezco… Lo malo que no hemos de abusar de ellas, a no ser que queramos correr el riesgo de que su paciencia se agote.

¡Buen fin de semana, amigos!

1 comentario:

Nómada planetario dijo...

Más de una vez he pensado en aquello de tierra trágame. No queda otra que pedir perdón y aprender de los errores. En esas andamos la mayoría.
Que el finde sea de agradecer.