La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

viernes, junio 25, 2010

FURIA

Era la noche de San Juan cuando el cielo de Madrid se rasgó. De la oscuridad a los fuegos artificiales. Comenzaron las trompetas y los timbales; los truenos no se hicieron esperar. Las copas de los árboles agitaban sus cabelleras y, los más jóvenes, movían las caderas al vaivén del viento. Sus troncos se cimbreaban alocados; así un buen rato hasta que del cielo surgieron chispas, líneas blancas entrecortadas que iban y venían cayendo sobre los tejados, iluminando la ciudad a modo de hogueras en kilómetros a la redonda.

Los ángeles dijeron al cielo ¡Basta ya de ruidos, cállate! y eso al cielo no le gustó con lo cual empezó a llorar con rabia, tanta, que pegaba su llanto furioso e impotente contra las ventanas para llamarnos la atención… Al final, como un niño fue languideciendo y su llanto se tornó en un suave gimoteo.


Pero aún al amanecer volvió a despertar su rabia y gritó, pero ya nadie le escuchaba. Calló agazapado escuchando el murmullo del silencio hasta que se quedó adormecido lloviendo café para los que acababan de despertar.

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me hubiera gustado verlo.
Una tormenta magnífica.

Besos.

El Drac dijo...

Y se cumplió el sueño de Juan Luis Guerra.

MarianGardi dijo...

El cielo también grita de vez en cuando, protesta dando voces,pero nadie le escucha.
besossss

Maripaz Brugos dijo...

Que bien escrito MªAngeles, he vivido la tormenta como si la hubiese visto con mis propios ojos.

El final, delicioso...con olor a café.

Besos

Codorníu dijo...

Bueno... después de leer este texto tuyo, sentía bajo las piernas un trampolín para salir a la calle y disfrutar de la mañana fresquita. Y eso hice.

Ahora, ya de vuelta, me tomo mi segundo cafelito con unas porras que he comprado.

Besitos.

Nómada planetario dijo...

Una tarde verano hace muchos años me cogió una buena tormenta eléctrica entre Bustarviejo y la Cabrera, cuando bajaba en bici, aquello parecía el apocalipsis.
Menos mal que todo quedó en un susto y un remojón.
Besos de domingo metido a señora de la limpieza total.