jueves, mayo 06, 2010

EL HOMBRE DESNUDO

Caía la tarde como los racimos de uva que se descuelgan de las ramas que dieron vida a su esencia. Caía la tarde frente a la estación de Atocha aunque ninguno de nosotros quisiéramos coger un tren; simplemente varados en aquel andén, sentados frente a frente bebiendo el verbo que fluía de la palabra.

El sol volvía a ser manzanilla amable recortando la silueta de aquel hombre que me sabía sus versos, conocía sus ojos de mar en pausa. Tanto en él, que no comprendía la frontera de su timidez gélida, ésa que a veces nos envuelve a todos usando el pudor como ironía para no desembarazarnos de las vestiduras con las que ocultamos al alma. Pero nuestras miradas se cruzaron achicando las distancias y, poco a poco como la vid que madura su fruto, fue desvelando capítulos de su cuerpo, tormentos y carencias, silencios, vacíos y angustias; él no quería, jamás habla de sí mismo, sin embargo a todos nos llega esa hora bruja en la que dibujas la sed que tiene tu persona de ser escuchada, de ser comprendida, de ser respetada. Escucharte a ti mismo aquello que eres incapaz de decirte a la cara.

Caía la tarde arropada en rayos de manzanilla y frambuesa, y descubrí a un hombre tan humilde como grande su dignidad.

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me gustan las personas con dignidad.
No abundan.
Son una especie en extinción.
La mayoría de la gente la ha perdido.

Besos.

Juan Julio de Abajo dijo...

La ironía es el antifaz de la verdad. De la verdad que llevamos dentro, que pugna por salir pero a la que no cedemos el paso. Un día cualquiera, el menos esperado, todo se desbarata en un instante e, impúdicamente, dejamos translucir lo auténtico de las verdades: La verdad desnuda de cómo somos, sin importarnos un carajo otra cosa.

Mi cariño y un tierno beso.

JULIO.

www.fancyediciones.es
cine@fancyediciones.es

Albino dijo...

La snecillez es una virutd y tu has sabido encontrarla en ese hombre que, quizá fuera lo único que podía ofrecerte.
Besos

guillermo elt dijo...

Hablas de un libro en especial, del libro o, se trata de una persona... porque, es que me dá igual... Lo haces tan estupendamente bien y tan bonito, que escribas sobre lo que escribas, es todo un placer para mis sentidos leerte.

Besicos.

Maria Coca dijo...

Un relato poético para hablar de alguien especial, con magia. Precioso texto e impresionante imagen.

besoss

Codorníu dijo...

Atocha tiene embrujo.

Te comprendo perfectamente.

Besos

Antonio dijo...

DIGNIDAD....¡Qué bonita palabra en estos tiempos!
Besos