lunes, octubre 05, 2009

MADRE

Madre, déjame que te seque los ojos; por tu cara ruedan estrellas penitentes, apagadas como cirios, mustias cual flores marchitas.
Están temblando tus manos… Lo sé, es el requiebro de las sombras que las apenan.
Ahí sentada, con la vista perdida, das lástima hasta tu propia pena. Lo intuyo, no hay nadie que te escuche si no es el eco de la ausencia.
Estás esperando a que la nada te diluya. Y tarda tanto…

Desde esta mañana sientes miedo y aún es de día. ¿Qué pasará esta noche cuando el ruido del mundo calle y la oscuridad se ciña a tu cintura? Tu corazón aún tiritará más porque las tinieblas son como la muerte; apagan todo.
Madre, no me ves, no me sientes…, pero estoy a tu lado.

26 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Es duro cuando las telarañas de la edad avanzan sin demora por el cuerpo.
Entrañable homenaje.
Saludos solidarios.

Codorníu dijo...

Eso pienso yo de mi padre, ¿qué sentirá cada noche cuando cierra los ojos?

Fácil imaginarlo, pero muy difícil sentirlo; y vivirlo, imposible.

Un beso.

Adolfo Payés dijo...

Muy sentido escrito. el tiempo en nuestras madres las enaltece quedándose siempre con nosotros..

Bello escrito

Un abrazo con mis
Saludos fraternos...

Jesús Arroyo dijo...

Amiga Cantalapiedra:

¿Qué nos ha pasado hoy? Les vemos si están, si no están... Siempre con ellos.

Un beso, hoy muy especial.

Antonio dijo...

Mi madre, a sus 89 años, cuando le ponemos el pañal para dormir, siempre me dice: Hasta mañana si Dios quiere, pero remarca el "Si Dios quiere". ¿Cómo será si noche? A veces despierta diciendo que ha soñado con mi padre, que murió hace 4 años, que la llamaba...
Hacia ahí vamos, ese es el final... ¿Tendremos quien nos cuide?
Un saludo

amor y libertad dijo...

son momentos difíciles, estamos ahí

almacatamarcana dijo...

Giran en mi mente los dos. Y eso que hace un tiempo que los he perdido.
Muy bonita tu entrada.
Un beso linda.

guillermo elt dijo...

Qué triste,no... Pero es cierto.

Y es que, me viene a la cabeza esa mirada que vuela más allá del ventanal buscando, quien sabe qué. Buscando, tal vez a su amado que partió antes que ella. Buscando, tal vez, aquella edad temprana de su jeventud... aquellos besos... aquellos hijos que ahora le han dado nietos.

Qué ronda en su anciana cabeza???

Besicos.

José Antonio Illanes dijo...

Me ha llegado al alma, Mari Ángeles. Mi madre murió en febrero y cada día la añoro más. Cada día la recuerdo con fuerza y su presencia transita por mi corazón dejando una huella imborrable, es como si uno mirara hacia adentro durante la noche y viera que durante el día estuvo allí.
Muchas gracias por por poner algo tan hermoso en el blog. Un abrazo.

Terly dijo...

Me has tocado el corazón, Mª Ángeles, dejándolo envuelto en un halo de tristeza. Yo que siempre acudo a ti para dejarte algún comentario jocoso, hoy no puedo... no puedo...
Un beso.

joselop44 dijo...

Por cuestiones personales, has tocado una de mis fibras más sensibles. Eso de sentarse esperando a que la nada te diluya; por desgracia es algo que veo todos los días y es duro contemplarlo.
Un abrazo, como siempre muy bien escrito.
Mil besos guapa.

Terly dijo...

Me ha impactado tanto este post que he regresado para leerlo nuevamente.
Una pregunta: En la fotografía en la que das las gracias a tus visitantes te veo muy triste, ¿Tiene alguna relación con este post?
Un beso.

Lisandro dijo...

Es muy emotivo este texto... la imagen y las letras no me las puedo borrar de la mente... un abrazo!

JL Martínez Hens dijo...

Que buena hija además de buena madre. Lo tienes todo mi alma. Te dejo en mi blog una entrada risueña para compensar esta espinita que por su belleza y ternura causa una sensación agridulce de dolor y ternura. De lagrimón de los que gustan al saber que hay personas que siguen manteniendo una enorme capacidad de amar.

Carmen dijo...

Se me encoge el corazón, tiene que ser durísimo para ella y para ti. Enfrentarse a una ceguera cuando ya no se tienen los recursos de la juventud tiene que ser tremendo.
MUCHO ANIMO! y un beso enorme a tu madre y otro para ti.
Por cierto en la clínica INMO de Barcelona le han vuelto a operar a la tía y parece que allí tienen solución para asuntos que en otras clínicas no tienen.
Otro beso

TORO SALVAJE dijo...

Un abrazo y mucho ánimo.

Besos.

María (lady) dijo...

Tristeza en el alma ....
Un abrazo muy fuerte.

Estrella Altair dijo...

Es mucho peor cuando no están ... para siempre....

Besos

_ SILVIA ó N-a-s-a _ dijo...

Maravilloso escrito.
Es duro ver el paso de la edad, y se ve tan reflejado el amor hacia tu madre. joooooo esto es lo que es autentico de tí, que llegas al fondo del corazón.
un beso.

JL Martínez Hens dijo...

Te he dejado una entrada con rumbita para que te rías.

MarianGardi dijo...

Triste final de una vida sin memoria querida mía.
Tengo una amiga en Sevilla que su mamá está así con Alzheimer.
Muy lamentable y doloroso.
Un beso muy fuerte

PIZARR dijo...

Jesús ha definido lo que al leerte sentí... la sigo viendo siempre a mi lado, casi con más intensidad que cuando la tenía. Y es que entonces solo la veía, cuando la "veia". Pero ahora la veo siempre, está dentro de mi, como siempre estuvo mi padre y eso que se fué teniendo yo 10 años.

Me he puesto al día de mis ausencias en tus letras y siempre encuentro mil puntos de conexión contigo.

La imagen del feto es tremenda, creo que deberían de enseñar algunas cosas en los colegios. Sin entrar a debatir sobre el aborto, lo que no puedo admitir es que con los medios que existen hoy en día se cometan tantas salvajadas por gente tan joven y encima ahora amparados por "el no conocimiento" por parte de los padres.

Me ha encantado eso que dices de que la semilla de los expatriados poco a poco engendra lugares comunes. Me encanta la diversidad y me encanta ver niños de todas las razas y colores jugando juntos en un parque.

En mi última estancia en Galicia, en un cumpleaños de un bebe d ela familia, había 13 primos de 8 nacionalidades distintas ( en origen, porque ahora todos son españoles tras las adopciones pertinentes)

Un abrazo MªAngeles

Maria Coca dijo...

Es muy profundo lo que has escrito. Conmovedor...

Un abrazo, amiga.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Precioso, no hace falta más para expresar tanto.


Un abrazo

servicio al cliente dijo...

Que linda historia y que dificil aveces darnos cuenta de que todos seguramente llegaremos a esa edad y quiera Dios sin olvidar quienes somos por eso a esas personas un abrazo fuerte.

Maripaz Brugos dijo...

Muy emotiva tu entrada.Todavia no hace un año que perdí a mi madre, pero la extraño mas cada dia.

Trasmites con tu escrito, lo que se adivina en su mirada, cuando están a nuestro lado, como esperando...

Hay que aprovechar hasta la última de sus miradas, porque se quedan grabadas a fuego y permanecen vivas, cuando se van para siempre

Gracias, me has emocionado