domingo, julio 19, 2009

CAMPOS DE GIRASOLES

No me gustaría descubrir un día que mi álbum de recuerdos se ha convertido en una mortaja de olvidos, y sus páginas aparecen vacías de imágenes, arrancadas las palabras, vírgenes de huellas y afectos.
De ahí que trate de sellar mis remembranzas con palabras cosidas en el corazón de una hoja inmortal para cuando la memoria de mis días falle, acuda a ese diario construido a golpe de sentimientos… Estos los envolveré en papel de seda, son muy delicados y el tiempo, el polvo y el frío del alma puede deteriorarlos.

Hoy tatúo en la piel de una lámina en blanco un beso sobre un campo de girasoles. Me lo dio anoche una amiga mientras brindábamos sin buscar porqués. Se acercó en silencio, sin hacer ruido, ella es así, jamás se da importancia… Hacía tiempo que no sentía ese calor, no por culpa de los demás, sino mía. A veces cerramos las compuertas y no dejamos pasar el frescor de los sentimientos.

Me volví a mirarla entre las brumas del tiempo, deshojarla entre mis dedos, descubrirla nuevamente entre las brasas, y me resultó extraño que nunca hubiera hablado de su perfil de mujer, ni dibujado su voz, ni su piel, y ya es hora, ¿no crees, Pachus?
He colocado su beso en medio de un campo de girasoles que vi en la provincia de Palencia el otro día mientras trepaba al norte. Era un campo sin fronteras y la planicie no tenía puertas…, sólo girasoles; tal como es mi amiga.

14 comentarios:

amor y libertad dijo...

hay que abrir los ojos a lo mejor que hay en la otra persona

María (lady) dijo...

A veces estamos tan acostumbrados a lo que nos rodea, que miramos sin ver, sin sentir, casi como autómatas.
Bonito ese campo de girasoles!
Un beso gordote.

TORO SALVAJE dijo...

Tu amiga debe estar muy contenta.
Que bonito.

Besos.

Codorníu dijo...

Bonitos girasoles. Y más, si en medio hay un beso.

Una amiga así, merece un campo de besos... y, en medio, un girasol con forma de corazón.

Inolvidable.

Besos, domingo, vermouth, paella...
Codorníu.
(Una ninfa, Clytie, se enamoró de Apolo y lo observaba diariamente desde que salía de su palacio por la mañana hasta que llegaba al oeste por la tarde. Según la leyenda, tras unos días Clytie se transformó en girasol y aún hoy no olvida el objeto de su amor y sigue al sol en su recorrido diario)

Inés dijo...

Disfruta de esas amistades...enriquecen.Bss

Nómada planetario dijo...

Siempre es un grato placer recalar de nuevo en en una amistad, un tanto oxidada; lo mismo que resulta un tanto agrio ver como se borran sus huellas sin un por qué.
Besos de retornado.

Adolfo Payés dijo...

Un gusto leerte siempre.. por ahora no he podido dedicar el tiempo necesario para comentar, me encuentro fuera de casa, pero hoy deje el espacio para comentar...

Saludos fraternos
Un abrazo
Perdón por mi ausencia

almacatamarcana dijo...

Hola Rubia, sí que haces muy bien lo tuyo!!! Está genial tu entrada.
De verdad, que no se si en tú patria, se festeja el dia del amigo, pues por acá sí.
Por lo tanto..MUY FELIZ DÍA DEL AMGO, mujer...
Si sientes una tibieza en tu mejilla, pues a llegado mi beso.

JL Martínez Hens dijo...

El otro día cuando ibamos en familia para El Puerto de Santa María, vimos un campo de girasoles precioso (aunque los girasoles estaban de espalda al sol).

En lo de los premios 20 blogs estoy en la lista de blog personal. Creo que si le das al botón que hay en mi blog te sale.

Luis y Mª Jesús dijo...

¡Cuántas veces nos enrocamos y nos empeñamos en sufrir a solas!.
Permíteme que lance desde aquí un beso a tu amiga.
Gracias Pachus por envolver a esta amiga con tu calor.
Besos

Javier Sánchez Menéndez dijo...

El girasol es el mayor síntoma de amistad.

GAB dijo...

Esos girasoles son bellisimos con una gota de nostalgia, y la anecdota preciosa, comprendo que la guardes.

abrazos

MarianGardi dijo...

Tierna y dulce por dentro como ninguna y sobria por fuera he inteligente.
Te metes en la piel

azpeitia dijo...

Hermosa como siempre tu sensibilidad para todo lo que te rodea, deteniendote en lo que nadie percibe...un beso desde azpeitia