domingo, junio 21, 2009

LA AVENTURA AMERICANA

En sueños ensayé la mejor de mis sonrisas y ese guiño especial que hago cada vez que quiero que alguien dé un paso hacia delante. Pero al despertar, la angustia me impedía recordar el sueño, así que decidí, con la cobardía que a veces se apodera de mis actos convirtiéndome en una avestruz de plumas caídas, esconderme en la ducha; cuando mi yo pusilánime surgiera de la turbias aguas de mis pensamientos, me habría librado de un adiós inevitable... Craso error.
No fui en busca de la montaña, pero la montaña vino a mí. Poco la importaba que su madre temerosa estuviera bajo las corrientes de la cobardía.
… Nos fundimos en un abrazo mientras mi llanto se confundía con las gotas de la ducha. Sólo pude tartamudear “Disfruta, sé feliz y vuelve”
Por la ventana vi desplegar sus alas de gaviota en busca de un futuro; miré al horizonte y cerré la ventana. Era un nuevo día quien nos aguardaba tanto a mi tierna gavina como a mí; no debíamos hacerlo esperar.

13 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Hola, madrugadora:
Amiga mía, las gaviotas, cuando parten... regresan a sus nidos porque en ellos siempre hay ramas frescas.
Un beso dominguero y... muy especial tras esto que hoy nos cuentas.

TORO SALVAJE dijo...

Ay que pena me ha entrado.
Verás como todo irá bien, y cuando vuelva lo darás todo por bien empleado.
Ánimo Mª Ángeles.

Un beso.

Codorníu dijo...

Qué fuerte. Se me pone la carne de gallina. El día que me pase a mí, me desintegro. Y llegará. Porque es así.

Un abrazo, amiga.
Pepe.

María (lady) dijo...

La mía está haciendo pequeñas pruebas de vuelo -y cree que no me entero- mietras yo la miro con miedo. Entonces recuerdo que también yo alcé el vuelo ... y que en realidad nunca me fuí.

Abrazotes de domingo!

Adolfo Payés dijo...

Hermosos siempre es un placer inmenso leerte.. esa montaña escrita en tus entradas..

saludos fraternos con cariño
un abrazo

besos

goyo dijo...

Hola Rubia...
Le ataste un mensaje a la gaviota en su patita?

Aguas que mojan tu piel
vapores amanecen tu espalda
gotas de cielo en tu alma
labios que buscan ser amada.

Un beso que cruce el océano.

IGNACIO dijo...

Ya asumimos que nosotros también volamos un día, y otros no quisieran hacer de los sueños realidad, ahora respetamos de la misma forma el vuelo de los cercanos, mientras el regreso sea siempre felíz,y sus horizontes pueda alcanzar.
Feliz viaje, y mejor regreso.
Bs.

Ulysses dijo...

Volamos y no sabemos que vamos a encontrar, disfrutemos el vuelo.

Saludos

Nómada planetario dijo...

Una fuente de inspiración inagotable las gaviotas, ¿eh?
Disfruta del vuelo, acuérdate de Juan Salvador Gaviota.
Besos de domingo de ferragosto casi.

azpeitia dijo...

A veces somos valientes, casi heróicos y otras no sabemos por qué, en cobardes y huidizos seres que nos escondemos de nosotros mismos...that is the question...sigues siendo la escritora, alegre, desenfadadamente desenvuelta que arrastar a tu lector hasta el final..enhorabuena por tu blog tan acogedor....un beso de azpeitia

MarianGardi dijo...

Que bueno que las gaviotas busquen su propio nido.
Precioso!!
De lo que me dices que sucede al entrar en mi blog para comentar, a mi me ha sucedido en otros, pero luego se va.
Si te vuelve a pasar me lo dices por correo.
Espero que no pase para que vuelvas pronto a mi casita.
Besos mi querida compañera de letras

JL Martínez Hens dijo...

Ley de vida pero debe ser duro. Recuerdo cuando me fui un añito entero a USA con 16 años. A mi madre le iba a dar algo y yo lo veía como lo más normal. Luego esa experiencia me ha servido para mucho. Sin embargo mi madre nunca olvida lo mal que lo pasó aquel año.

Un besote,

JL

Luis y Mª Jesús dijo...

Estará aquí en poco tiempo y valorará mas su casa, su familia, los suyos. Una experiencia que hemos tenido en casa es que los que salen a esudiar fuera se dan cuenta de que lo que les parecía normal: unos padres a su servicio, es un lujo con el que pocos cuentan.
No existen las distancias Mª Angeles.
Un beso muy fuerte