domingo, noviembre 23, 2008

PODER DE SEDUCCIÓN

Los que escribimos, tenemos un poder de seducción que la imaginación cae rendida a nuestros pies y hace lo que la pedimos. Es como si la rozáramos con nuestra varita mágica y comenzara a cumplir nuestros deseos… Eso le pasó ayer a la mía.

Madrid, una de la tarde. Sol templado y hora del aperitivo como antiguamente se decía. Entro en un bar a esperar a mi marido, pido un vino y me resguardo en un rincón de la barra. Me gustan esos mostradores de mármol chascado de tanta historia entre copas y vasos mientras la espuma de la cerveza o el vino rueda silencioso, y te dejan la perspectiva suficiente para otear el ambiente sin mezclarte en exceso con él.
De pronto mi vista repara en tres hombres, atípicos en un sábado madrileño: pulcramente trajeados; el termo les cae como un guante. No son vendedores del Corte Inglés, a los cuales se nota a una legua que el traje es herramienta de trabajo, no más. Sus gestos son vivos y sus voces calurosas desmenuzando cualquier cosa. Su acento, definitorio para que mis ojos por breves instantes se tornen y me trasladen a cualquier garito alrededor de la Maestranza.

Sí, ayer me tomé el aperitivo en Sevilla, mi Sevilla. Volé más rápida que el AVE y me confundí entre esa raza de hombre que sólo se da en Andalucía. Despliega verborrea en abundancia, pasión en su palabra y un dandy en fin de semana.
Sí, seduje a la imaginación y ella hizo el resto.

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Wow bello relato, me gusto mucho...
Gracias por hacerme viajar a ese tu sitio que desde aquí sentí el olor de la cerveza entre copas y copas...

saludos un abrazo fraterno..

CATI COBAS dijo...

Precioso, Ángeles. el anterior me duele tanto...besos. Cati

Terly dijo...

Es la magia de Andalucía, cuanto toca lo convierte en oro o lo transforma en dandy.
Un abrazo.

Alatriste dijo...

Como andaluz, me siento orgulloso de pertenecer a esa raza de hombres. Hoy tu texto me gustó especialmente, pues como dices, a los que escribimos, la imaginación nos sirve para hacernos volar y para viajar rumbo a nuestros sueños. Que haya muchos más momentos así, amiga. Un besito.

Carlota dijo...

¿ves? me das una envidia cuando hablas de Sevilla... yo quieroooo!!! esa raza de hombres? mmmm :). Besucos con imaginación :P

Roberto Esmoris Lara dijo...

Otro retrato de maravilla, Mª Ángeles, sol en mis soles.
Gracias, amiga!

REL

Estrella Altair dijo...

Bueno M.Ángeles...me ha gustado tu relato y me ha servido para imaginarme a ese tipo de hombre que resulta tan atractivo.

Un abrazo

guillermo elt dijo...

Nuestros jóvenes serán lo que queremos que sean... y hay quienes se empeñan en que no sean, en infantilizarlos
:::::::::::::::::::::::::::::::::

De este post lleno de magia, pues que sí, que somos poetas, creadores de sueños, que a Dios parece que jugamos, pero tan solo somos eso, poetas.

Algo así escribí en un poema mío (nochae y día en la vida de un poeta, creo que se llama... está en mi blog.

Besicos.

Ricardo Tribin dijo...

Mi queridisima Ma. Angeles..

Tu relato deja boquiabierto a cualquiera y ademas con suspiros pues tratas el tema de la fantasia(tan anhelada y a veces tan tabu) de una forma absolutamente excelente.

Te dejo un beso..

Codorníu dijo...

Jejeje... esos son mis mostradores: "aquí, Codorníu, especialista en mármoles veteados. Si quieres te paso mi tarjeta".

(...es broma. Es que sigo con la novela negra)

Un beso.

JL Martínez Hens dijo...

Arte y compás como en la Feria. Que echo de menos la ciudad del Betis. Y lo bien que sientan los trajes. Desde luego esa forma tan andaluza que tenemos los hombres de ser coquetos es la magia de la vida.

Un besazo,
José Luis.

Maria Coca dijo...

Qué narración más bella! Y qué alegría saber que con un detalle volaste hasta mi tierra.

Un beso grande.

josé javier dijo...

Va a ser que el café que te prometí nos lo tomaremos en "El Rinconcillo" y desde luego me pondré el traje.
Saluditos.

MarianGardi dijo...

La imaginacion es la varita magica del juego, en nuestro caso de las palabras, ponemos, quitamos, alzamos, decoramos, cocinamos, buenooooo lo que podemos hacer Dios mio!! Desde la A hasta la Z hay escaleras de caracol que se multiplican en multiperspectivas.
Solo con eso un poco de Imaginacion.
Que seria de nosotros sin ella?
Besos