martes, noviembre 25, 2008

… Estos últimos minutos robados a mis sabanas rosas son maravillosos. Te estiras, te desperezas, te arrebujas un poquito más en el calor de la manta. Ha sonado el despertador y aunque calla, parece un grillo en medio del silencio que vuelve a repetir su canto... La radio te da los buenos días y te dice que va a hacer frío; aún te tapas más. Pero el mundo insiste en chillar que estás vivo… Y te levantas. No puedes abrir los ojos, los párpados caen desmallados y la cabeza no piensa. Te pones en marcha como si por tus venas corriera un robot.
Sí, la ducha será la única solución… Corre el agua y va entonando tu esencia; el café será la estocada final.
Te asomas a la ventana y el día como tú se despereza entre rojos y granas, nubes y viento.
Entonces es cuando me digo “Tranquilidad, comprende y sonríe”… Y me voy a la vida que me está esperando.

16 comentarios:

CHISPITA dijo...

Ya no me quieres... snif!!

juan rafael dijo...

Espero que vivas bien.

Adolfo Payés dijo...

Saludos precisos

saludos un abrazo... y eso si, me voy con esa sonrisa digna de tu presencia...

un abrazo

Marinel dijo...

Pues que la vida te depare días soleados y hermosos que hagan aflorar la sonrisa de tu rostro.
Por cierto, te he dejado un regalito en mi blog,si lo quieres.
Un beso

Roberto Esmoris Lara dijo...

En el sueño de la vida y el trabajo es el retrato del amanecer de cualquier burgués activo; se respira confort y hasta el placer de integrarse al "ruido".
Yo no sé, Mª Ángeles si intentaste recrear ese ambiente o en realidad lo vives, pero en todo caso resulta interesante. Digo.
Un abrazop enorme...y nunca sé que piensas de los que dejamos mensajes por ese estilo tan español de no contestarlos ja ja ja.

Besos
REL

guillermo elt dijo...

Y cuando te ve salir de tu casa, seguro que te sonríe.
Besicos.

Maria Coca dijo...

Si señor! Eso es un buen despertar! Con vitalidad ante todo.

Besos vespertinos.

©Claudia Isabel dijo...

MAría angeles, cómo estás?
alguna vez nos hemos visitado, en vísperas de tu viaje a Buenos Aires, en mi blog de cuentos...
Un abrazo

Cristina dijo...

Que bonito despertar... Voy a volver a leer sobre todo el final... ;)

Como siempre... una dulzura leerte.

Cris

Adolfo Payés dijo...

Saludos por aquí visitándote pues al dirección mía tenia un error así te dejo la correcta..

saludos...

http://apayess.blogspot.com/

Jesús Arroyo dijo...

Leen mi ojos tus letras y suspiro. Escuchan mis sentidos pianos de razón.
Me ha gustado mucho.
Besos.

CATI COBAS dijo...

Está precioso, Mariángeles. Cotidiano y elevado a la vez. me gustó mucho. Un besito de Cati

Perséfone dijo...

Hay que ver amiga, lo bien que lo has descrito.

Suscribo todas y cada una de tus palabras.

Un abrazo.

Carlota dijo...

:) bienvenidos todos los buenos días así. Besucos.

josé javier dijo...

Me quedo con: "Y me voy a la vida que me está esperando."

Esa es la actitud que me gusta tomar cada vez que salgo de casa.
Buena descripción de tu momento.
Un abrazo. J.J.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Muy lindo.
Yo también siento especial fascinación por esos minutos imposibles de antes de levantarse. Son muchas veces los que más se disfrutan. Un abrazo:
Tadeo