La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

miércoles, julio 09, 2008

MENUDENCIAS DE VERANO

Tengo los pies destrozados. Me puse sandalias de tacón para mirar a mi jefe de igual a desigual y he regresado a casa andando con los dientes.
A mi paso, he ido dejando víctimas por el camino, no por los pisotones sino por el carácter desencadenado por pretender ver la vida subida a unos andamios.
De vuelta a casa, el primer damnificado ha sido un pobre hombre que se ha topado conmigo por un pasillo del supermercado. Yo iba ladeándome en busca de un brick de tinto; no penséis mal, iba torcida por los tacones y sólo quería el vino para hacer el sanísimo tinto de verano. Total que no lo encontraba cuando me topo con el hombre vestido de vendedor de supermercado. ¿A quién se le ocurre vestirse de uniforme? Yo le confundo, como os decía, y le pregunto por vino Don Simón y me contesta “Y yo qué sé” y sigue andando. Le persigo porque según yo, es su deber atenderme y no dejarme tirada sin mi tinto. El buen hombre se vuelve hacia mí y me dice “Señora, búsquese a otro”… ¿Se pensaría que quería ligar con él con el dolor de pies que tenía? El caso que me quito una sandalia y voy con ella en la mano obstinada, o empecinada según se mire, detrás del hombre.
El fulanito no aguantó más y se calentó y, aún siendo educado (yo no lo hubiera sido), se volvió con rabia y se puso a chillar “Un dependiente para esta pesada”… Me llamó pesada.
Cuando se desenredó la madeja y vino un dependiente con mi Don Simón, yo seguía con la sandalia en la mano sintiéndome la mujer más ridícula de la tierra y tratando de seguir al hombre, esta vez para pedirle disculpas; no me quiso escuchar… ¡Hombres!
Después hubo otro mártir, pero no os lo cuento. Es mi santo esposo y él no me hace ni caso. Hace bien en ahorrar energías, el ministro de ramo ha recomendado no gastar innecesariamente.

12 comentarios:

Fernando dijo...

Claro. Si hubieras buscado en los estantes de Moët & Chandon, como la de la foto, encontrarías a caballeros más atentos.
Es lo que tenemos. Los burgueses.
Besos.

azpeitia dijo...

Graciosa, desenvuelta, simpática, con verbo fácil, ameno que arrastra hasta el final.
Corresponde a tu imagen...enhorabuena...sigo leyéndote....azpeitia

Carlota dijo...

Me encantan los tacones, pero la verdad es que acabas hecha polvo... a veces me pregunto como haría mi madre, que toda la vida los ha usado y bien altos... o será que nos acostumbramos enseguida a las chanclas? Pues a mí me ha pasado más de una vez lo de confundir a alguien con el dependiente/a de la tienda, y pasas un corte increíble, sobre todo porque parece que les estás llamando mal vestidos... me partí de la risa, ainss!!!

ana dijo...

Pero al final te tomarás tu tintito de verano fresquito con limón y gaseosa,mmmm ricoooo
sobre todo cuando subes de la playa achicharrá.

Me alegro de saludarte niña, ahora con menos tiempo que antes,
el verano.
Un beso,
ana

Pilar dijo...

Menudencias de verano y de toda la vida. Leyéndote era como si las imágenes cobraran vida.

María dijo...

Fíjate, yo prefiero ir cómoda por la vida, no voy a estar todo el día con cara de estriñida por tener que llevar unos tacones asfixiantes en esta época del calor.

Un beso.

Sergio dijo...

Valla que sufriste por tus tacones, pero como dice Ana, al final te tomaste tu tinto.

Bueno eso yo no lo sufro, buzco los zapatos más comodos y ma vale si están bonitos o no.

Saludos

Jan Puerta dijo...

Me ha gustado el relato en primera persona. Lo cotidiano da para muchos tintos de verano. Incluido el buscar los ingredientes en los pasillos de un supermercado.
Un abrazo

_ SILVIA ó N-a-s-a _ dijo...

Una puesta en escena de la historia muy buena, yo no aguanto ultimamente los tacones y menos en verano que se suelen hinchar los pies. A mi me han pasado cosas cuando voy a coger tetrabricks que están mas altos que yo pero eso es otra historia.... jijiji

1beso

Estrella Altair dijo...

Divertida la historia, y al final opino como Carlota, que hará mi madre para mantenerse en los tacones tantos años... y yo chica... es que en cuanto puedo me los descalzo y cuidado que me gustan.. pero no hay forma...

Somos otra generación...

Un besiño

Xico Rocha dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xico Rocha dijo...

Que viva Baco, sin el tu dia seguramente seria muy duro.
Besototes
Xico Rocha