sábado, junio 16, 2018

DE COLOMBIA A PARÍS, PASANDO POR MADRID


Y el rebaño se deshoja, se diluye en un dulce recuerdo.

En la memoria quedan colgados instantes inolvidables, palabras que son mares, océanos que unen.

“Cada mochuelo a su olivo” Me repite el refranero mientras compruebo con tristeza que el tiempo pasó y cada oveja vuelve a sus pastos.

Se acabó la trashumancia, el silencio vuelve a mí para que dibuje un arco iris de corazones, de risas, conocimientos y enseñanzas.

“¡El mundo es tan grande...!” Me digo delante de mi cuaderno de vida donde encierro tierras descubiertas, amores imposibles, vivencias imborrables para que, un día, cuando la mente haya reposado su carga emotiva, pueda dilucidar un vuelpluma, un relato, o qué sé yo, tal vez permanezcan por siempre olvidadas en la bodega de mi sentir.

Ya vuelvo a mi vida con el cansancio satisfecho, la duda permanente, el beso clavado en mis labios, el abrazo eterno y el fraternal deseo de que el tiempo pase para hallar el momento de volvernos a encontrar.

La palabra es mestiza, mi corazón, también… La palabra rueda por el aire, tierra y mar, hasta encontrar su rincón, esa esquina en la que está esperando un lector.

2 comentarios:

Marigem Saldelapuro dijo...

El mundo es enorme y es un lujo poder acercarse a algunos de sus rincones, esas vivencias que atesoramos nos acompañarán siempre, a veces en ese rincón del sentir que mencionas y otras en el día a día.
Besos.

vivici dijo...

thank you for sharing
viagra asli
viagra usa
viagra original
viagra original usa
viagra asli usa
viagra asli jakarta
obat viagra original
obat viagra asli
jual viagra asli