domingo, noviembre 05, 2017

FUERZAS EVAPORADAS

Hoy es de esas mañanas que amaneces y presientes la cabeza disecada y tus ojos no ven aunque miren. Las palabras se deshacen por falta de vida y tu imagen se disuelve.

Tus pensamientos están en la casilla de salida discutiendo unos con otros a ver quién tiene más importancia y tu cuerpo no reacciona, el cansancio, el estrés, terminan pasando factura.

Te dices a ti mismo que el mundo se vaya a tomar vientos que hoy no te subes a él porque no tienes ni fuerzas ni energía y lo único que necesitas es descansar, manejar otros paisajes para comenzar de nuevo.

 Lo único que deseas es arroparte en un sofá, ceder a la mente un apagón existencial y dejarte llevar por el placer de no hacer nada. Bueno, ni siquiera el placer te importa, tan solo el abandono de tu espíritu meciéndose en una nube. No quieres bullicio sino soledad y el silencio que la acompaña. Claro que también te tienta esa imagen de tumbada a un sol meloso mientras unos rayos acarician tu piel desteñida.

Porque la realidad es que has querido abrazar tanto que tus brazos se han dado de sí y ahora te duelen de tanto estirar el tiempo para que abarcara un todo en tan poco espacio.

 A la mayoría, las exigencias del guión les precisan un doble esfuerzo y en una cuneta del camino caen exhaustos como muñecos rotos.

Te sobra todo, no quieres nada.

5 comentarios:

Macondo dijo...

Hasta lo de estar hecho polvo lo describes bonito, Cantalapiedra. Eres una artista.
Un abrazo.

Marigem Saldelapuro dijo...

¡¡¡Hola!!! Me pasa como a Macondo, hasta lo duro lo describes bonito.
Besos.

alp dijo...

Pues así me siento yo hoy...muy bien descrito..un saludo desde Murcia....

Pedro Luso dijo...

Olá, Mª Ángeles!
Belíssima crônica:
Parabéns, querida amiga.
Un beso. Pedro

Ambar dijo...

Tiene razón Macondo. ! Que bien escribes !.
Un beso