Vídeo promocional Mujeres descosidas

lunes, enero 30, 2017

LA APRENDIZA ASUSTADA

¡Estoy hundida! No nos hemos llevado el título de miss universo, se lo han dado a la francesa. Con la necesidad aplastante que tenemos de reivindicar nuestro orgullo español, van y nos lo chafan. Menos mal que como noticia consoladora he leído que Trump está redecorando el despacho oval y que una nieta de Simeón de Bulgaria se ha metido a cantante…, el que no se consuela es porque no le da la gana.
Tan consolada estaba que he decidido ponerme otro café olvidándome que estaba en casa de mi madre y con mi manía de rentabilizar a la oscuridad el esquinazo del pasillo me estaba esperando ¡Qué torta me he dado!...Este pasillo me tiene manía y se ha propuesto que llegue a la presentación de “Mujeres Descosidas” cosida y acribillada a golpes. Claro que esto me pasa por mi afición a viajar más que el baúl de la Piquer; tanto voy y vengo que no sé dónde moran mis huesos. Anoche me preguntaba una amiga “¿Cuándo has venido?” Y yo contestaba “He llegado de Valladolid esta tarde” A lo que mi amiga replicaba “Pero si estás en Valladolid, habrás llegado de Madrid” Y yo añadía “Bueno, no sé de dónde vengo pero en algún sitio estoy”… A veces la gente se pone muy puntillosa a que seas exacto en las explicaciones con lo lindo que es divagar. Sobre esto mi Pepe tiene una teoría que sostiene que yo quise nacer maleta y al no ser posible, me compré una maleta y me paso el día pacá y pallá… Bueno, es una teoría como tantas muchas. Lo bueno es que mi Pepe no me impide ser mujer maleta, me deja total libertad, a cambio de que yo no le convierta en hombre maleta porque a él lo que le gusta es su sillón, su prensa e interiorizar los interiores de la economía global y casera. Me malicio que también le gusta y mucho sentirse liberado por unos días de mi presencia versátil aunque tenga que fregarse las sartenes, cosa que le pone mucho desde que Peluche pequeño le enseñó la técnica de bruñir sartenes. ¿Veis cómo hasta las mentes más sintéticas y elevadas tienen sus derivaciones terrenales a la par que absurdas? Comprobar estas comprobaciones me tranquiliza mucho, es más, me inspiran a que yo siga dando caña a la manivela del teclado cada amanecer no amanecido. Lo malo es que  me gustaría ser más seria con mis letras locas, al menos a ratos. Hablaros, narraros, historias, sentimientos, pero no puedo, la bola estomacal crece de día en día. La que se me avecina es “muy tomate” y de mucha responsabilidad. Parir una segunda novela no es difícil. Lo difícil es estar a la altura de las expectativas y lograr que te lean y tú dejar buen sabor en el paladar mental de los lectores ¡Ahí me duele!
Cuando eres un novato el propio desconocimiento te hace ir con faldas y a lo loco, pero cuando pasas al estadio de aprendiz ya es otro tomate con sabor a ser consciente de lo que te estás jugando.
Por eso reírme de mí misma es un ejerció sano que me libera de miedos y tensiones,  y  me hace reconocer que el mundo es de los valientes que, aunque no ganes, al final siempre ganas, al menos la experiencia de un momento vivido que, de la otra forma, la del confort, nada arriesgas, nada ganas.
Vivir es ir improvisando mientras ganas experiencia en algo como, por ejemplo, ir sorteando a los Judas que te salen al camino, a los amigos que van y vienen y los enemigos se acumulan… Esto no es mi caso aún ¡Toco madera!, pero no puedo ignorar y mirar hacia otro lado como si esas situaciones no existieran o no me fuera a pasar a mí; una cosa es tener tu puntito de chifladura para soportar la necedad que muchas veces te viene de visita, y otra cosa muy distinta el deber de tener adosados los sesos en la realidad circundante propia y ajena.
En fin, aquí lo dejo por hoy. Me acaba de sobrevenir el buen sabor que me dejó el partido de Federer y Nadal, dos ejemplos vivos, para mí, de cómo hay que caminar por estos mundo obtusos.
¡Ay, por favor, no me dejéis solita! Esto es mucho pollo para un cuerpecillo tan chiquito como el mío.

¡Buena semana, amigos!

5 comentarios:

Ambar dijo...

No te desanimes pero te diré que la experiencia total nunca se obtiene y que siempre somos aprendices de la vida. No es que tenga ganas de fastidiar ni porque sea lunes es porque yo lo creo así.
Conclusión sigue con faldas y a lo loco, lo pasaras mejor.
Besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Vivir es improvisar mientras ganas experiencia...Así es, amiga...Cada día una aventura, a veces confundimos la fecha y el lugar donde estamos, pero lo importante es arriesgar y sentirnos vivos, aunque tropecemos y nos equivoquemos...Y nos viene de maravilla detenernos, respirar a fondo y tomar fuerza, no lo olvides...
Mucha suerte con la nueva novela.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Ana Mª Ferrin dijo...

Me paso por tu blog y dos noticias que me han dejado traspuesta. Que Trump está redecorando el despacho oval y que estás con una nueva novela.
Sobre esto último, felicidades y mis deseos de que todo te salga bien. Suerte y éxito.
Sobre lo primero, ¡Dios! No quiero pensar lo que ese cerebro podrá maquinar paseando entre cortinas de damasco, grifos dorados, leones de peluche a tamaño natural…

lillymarmat dijo...

¡¡¡Sí!!! Yo también me aterro imaginando la redecoración de Trump ...
¿ Que haría un cerdo para redecorar su chiquero?
Ese tipo se me antoja un horrible troll que con sus grandes patas se prepara a pisotear el mundo.
Gracias por leer mi blog. Eres muy divertida y talentosa.

Maria de la Luz dijo...

Es genial que la vida me improvise, creo que aprendo mas y lo de novata creo que no me lo quitaré nunca de encima. MariaÁngeles me identifico con tu sentir. Saludos!!