miércoles, enero 25, 2017

DIARIO DE UNA APRENDIZA, señales

¿Vosotros creéis en las señales? No os pregunto por las señales de tráfico porque en esas hay que creer sí o sí o te das la castaña o lo que es peor, se la da otro que no tiene culpa de que tú seas un suicida.
No, yo os hablo de esas señales que recibes y que son mágicas. En tu cerebro, de repente, se enciende una bombilla incandescente a modo de semáforo cerebral con un mensaje que dice “Sígueme “Este semáforo no tiene muñeco sexista ni verde ni rojo, es light ¿Qué, sabéis de lo que os estoy hablando? Un poquito de por favor que os veo venir y calladamente, chillando a pleno pulmón, me estáis llamado chiflada. Pues no, quizá sí…, yo qué sé. Mi Peluche mayor dijo un día, no sé si para que su madre tomara nota, no lo sé, pero me manifestó “Hay días locos y locos todos los días” Está claro que yo acumulo días locos casi todos los días. Incluso San Agustín dijo “Es lícito hacer al menos una locura al año” Y me adjudiqué ese eslogan del S IV, lo he reseteado y actualizado a mis necesidades.
Pero yo de lo que os quiero hablar no es de chiflados ni de locos sino de una señal “Indicio de una cosa, por el que se tiene conocimiento de ella” Aparentemente es inofensiva, incluso recibes un pálpito del corazón que te dice “Toc-Toc, averigua que algo pasa”… ¿Tampoco habéis oído el Toc-Toc corazonal? Me parece que vosotros sois como mi Pepe que de místicos, no creéis en nada, chiquillos que así no se va por la vida, que o te chiflas un poco o no soportas la necedad humana…, entre otras cosas.
Bueno, para mí es un indicador de “Non Stop”, una guía, un símbolo, una indicación, una llamada, “pa que tire palante” y cuando la recibo me quedo como más tranquila, como si la locura que me permite San Agustín está bendecida por los hados. No penséis que recibo señales todos los días, no, no me cabría tanto semáforo en mi cabeza. Sólo y de momento, he recibido señales en dos momentos concretos. Mis dos novelas poseen duende. Que sí, que digo muchas sandeces, pero os juro por mis dos Peluches que lo que os estoy contando es verídico, nada inventado. ¡SEÑALES!
En la novela actual, MUJERES DESCOSIDAS, son tres señales… ¿Qué, os ha picado la curiosidad? ¡Ay, curiosones!
13 cartas, una pistola y la última señal, de momento, la recibí anoche, 16 de marzo. Pensaba que esa fecha era como cualquier otra, pero no ¡Quia! Qué va, qué va, mucha enjundia tiene el asunto.
¿Qué hay que estar un poco loquillo con los pies en la nubecillas algodonosas para recibir señales no sexistas sin muñeco ni rojo ni verde? SÍ.

Ahora no puedo seguir desarrollando el tema porque el plumero me lleva llamando desde hace un rato, pero lo desarrollaré, ¡anda qué sí!, e incluso el que quiera, le puedo iniciar en señales…, y gratis total, que para eso sois mis lectores.

6 comentarios:

Ambar dijo...

Yo quiero que me inicies en eso de las señales....nunca he tenido ninguna.
Besos

Xabo Martínez dijo...

Señales, señales.. acabe de ver hace unas horas una película llamada "la señal" ¿sera eso una señal? intrigado de momento.

Abrazo grande.

Mª Jesús Muñoz dijo...

M.Angeles, gracias por tu visita.
Te felicito por tu forma ligera, amena y desenfadada de escribir...Me parece que conozco esas señales...Pero, será muy interesante que tú nos las cuentes, amiga.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

la MaLquEridA dijo...

¡Yo quiero aprender a ver señales! ¿Es curso rápido o semestral? :P



Un abrazo

Pedro Luso dijo...

Olá Mª Ángeles.
Um texto muito interessante, o quanto pude compreender, pois para mim não foi nada fácil; compreendi bem o trecho que transcrevo abaixo:

"Pero yo de lo que os quiero hablar no es de chiflados ni de locos sino de una señal “Indicio de una cosa, por el que se tiene conocimiento de ella"

Abraços.
Pedro.

Maripaz dijo...

Jajaja, querida escritora, las letras te sumergen en un mundo lleno de señales que tú, muy bien, detectas.
Y es que últimamente, estás en proceso creador e imparable...
Muchos besos, preciosa.