La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

domingo, octubre 02, 2016

NO SIEMPRE

“En la vida misma es de sabios no decir nunca de este agua no beberé, porque igual algún día tienes que beberla o morirte de sed. En política, el no más inteligente es el que sirve para iniciar una negociación…”Santos Juliá

No es un día que amanezca brioso precisamente, hasta el cielo posee hoy sus partes sombrías. No tengo palabras para ajustarlas a un pensamiento nítido, no sé cómo expresar aquello que corre por mis ríos internos.
No es la capacidad humana de un no al consenso la que me preocupe, sino lo que se pierde por el camino de la cerrazón a un no. Simple, rotundo, tan plástico.
Se dice que caminando sobre nuestros errores convertidos en heridas sangrantes nos hacen desvelar la verdadera razón de nuestro no que nos abocó a un desastre. De ahí a corregir un no en un tal vez, en un sí.
Pero no siempre lo hacemos y, por tanto ante un convencimiento, tratamos de estrellar nuestra actitud seguros de que nuestra posición es justa, loable, limpia, certera.
No siempre el fracaso, la equivocación de otros, sirve para que los que estamos en la otra orilla aprendamos que algunas conductas que se tiznan cainitas, nos despojen de equívocos. ¡Qué va! No aprendemos, ni siquiera cuando la dignidad, nuestro baluarte, nuestra bandera íntima y personal, está herida de muerte.
La incapacidad a no reconocer nuestros errores o la certeza de los otros con los que convivimos, es la que nos hace perder tantas personas, situaciones, experiencias, valiosas para nuestra vida.
Ayer aprendí algo para mi vida personal: un No, no me puede alejar de mí mismo, de lo que quiero en ciertos momentos. La vida es demasiado frágil, volátil y efímera. Mi No puede arrastrar tras de mí a muchos que desean un Sí. O me retiro con dignidad con mi No, o trato  a mi No convirtiéndolo en Sí para bien de la comunidad en la que habito.

No es un día que amanezca brioso precisamente ni para unos ni para otros. Hoy han aparecido fantasmas del ayer a los que dije rotundamente “No os quiero ver”… Y aquí están recordándome aquel trágico No. Nunca debes decir rotundamente de esta agua no beberé pues la idoneidad de olvidar y perdonar es el gesto, el compañero ideal, que nos ha de acompañar en nuestra singladura.

1 comentario:

Antonia dijo...

Estoy de acuerdo en que nunca se debe decir de este agua no beberé, porque puede apretar la sed y porque nunca se sabe que nos depara el futuro. La terquedad y la rigidez en las ideas no es digno del ser humano que como ser pensante, alguna vez puede cambiar de opinión, puede olvidar o puede perdonar, como bien dices.
Me gusta tu escrito. Recibe abrazos