Vídeo promocional Mujeres descosidas

jueves, septiembre 22, 2016

CALLE CUARENTA Y TRES

Entras. Tu cuerpo está destemplado, tu cabeza confundida. Te reconforta la temperatura ahumada de oscuridad, música y olor a sudor pegado a  pieles desconocidas. Te preguntas qué haces allí, pero no te da tiempo a que llegue la respuesta. Un camarero te aborda el gusto por una copa y reconoces el lamento desgarrado del jazz. Te sientas en un taburete…

Un piano recorriendo la escala, una guitarra rasgando suavemente el filo de sus cuerdas. Una batería rozada levemente por una escobilla y tú, entre el humo espeso de una vela a medio consumir. Su luz danza al compás de la música. Tus pies siguen el ritmo mientras te bebes las penas, es lo que queda de ti.
Estás rodeado de sombras que están como tú, tan perdidas, tan tiznadas de soledad, pero no ajenas a la voz de una mujer que sujeta a un micrófono arrastrando lágrimas con su voz. Te identificas tanto con ella que quisieras besar sus labios secos. Son tantos otoños sin llover en ellos que  se marchitaron como tú.
Un saxo irrumpe en tus reflexiones, levantas la cabeza y ves que ahí está un recuerdo difuminado prendido en el sonido de un piano desafinado, tan desafinado como tu memoria.

Te levantas, la puerta, la calle, el frío te saludan; son tus únicos compañeros. Te subes las solapas del abrigo y te pierdes en la noche.

Atrás dejas un letrero del bar que reza “Calle Cuarenta y tres”… Tú, si tú, el que estás leyéndolo, no lo busques en un mapa, sólo existe en las entretelas de tu imaginación.

3 comentarios:

Letizia dijo...

Estoy segura de que existe esa calle. La encontraré. Ya le he dicho a los espías del estado que se pongan a ello...

Estoy en NY, ¿lo sabías?

Besos de Reina

Maripaz dijo...

Ay, querida, Ángeles, que maravilla volver a perderme en la magia de tus letras después del periodo estival, y volver a la blogosfera.
Tienes el poder de hacerme vivir lo que escribes.
Un beso.

Celia Segui dijo...

Un final muy sorprendente. Buen relato, Mª Ángeles.
BEsos.