La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

viernes, julio 29, 2016

Es verano, ¿de qué hablamos?

Un poquito de por favor, INVESTIDME. Da igual, de lo que sea, aunque sea del ratoncito Pérez para que, al fin, se callen estos “Pollo-Peras” de políticos y se vayan de vacaciones y nos dejen en paz. De paso, los periodistas cambien de registro y nos cuenten noticias absurdas, que surgen en verano, como que una gallina ha puesto en vez de un huevo, un pokémon…
Llevo cuarenta y ocho horas pensando de qué hablaros, si sacar trasversalmente mi yo cenizo o procuraros un paseo agradable en el que una leve sonrisa compagine unas breves líneas. Porque no hablar de lo que se habla y que a todos, el que más y el que menos, nos inquieta, no quiere decir que no nos preocupe y mucho. Pero no se puede estar todo el día dando vueltas machaconamente a lo que está pasando aquí y afuera. Necesitamos liberarnos del miedo a los locos que pululan por el mundo atenazádonos con su terror sin sentido. Necesitamos aire, que se nos ventilen las neuronas porque si no, terminaremos con cara de “Yo Cenizo” todos y ayer, yo estuve a punto de claudicar y vestir mi carácter y pensamiento de “Ceniza mayor del reino”, pero me he despertado rebelde y proclive a pensar que el presente está aquí y ahora y el futuro está por llegar y no por eso quiere decir que mire hacia otro lado ignorando lo que pasa, que pasa y mucho, dentro y fuera.
Hay dolores que se van y dolores que de doler tanto, se quedan haciendo trizas cualquier amago de sueño y presente. Hay dolores indoloros y dolores pasajeros, como hay gente que no ríe. No ríe porque no le gusta, porque no lo siente, o porque no le da la gana y se siente bien en la piel de los amargados. Y hay gente que ríe. Ríe por dentro y por fuera, haga frío o calor, porque el que ríe es un poco más feliz aunque por dentro esté escrita una reata de dolores. Y minimizar un dolor, un problema, a través de una sonrisa o con una chispa de humor, no significa que trivialices o que todo te dé igual. No, es valorar en su justa medida tu tiempo, tu vida. Además, risa y humor ayudan a sostener la tempestad que a veces nos arrecia.
Tenemos un presente costoso de digerir. Demasiados frentes abiertos, dentro y fuera. Mentes turbias que acosan cualquier amago de paz y sosiego en este verano azul cada vez más desteñido. Egos elevados a no entenderse y prefieren soltarte a la cara “¿Qué parte del no, no has entendido?”. Pero SOMOS LEGIÓN, hordas bienaventuradas, que no queremos dejarnos arrastrar. Sí, tal vez terminen involucrándonos, pero no ahora, en este momento.

Y mientras el ahora sea nuestro, disfrutemos de nuestros placeres, de nuestra gente, de nuestras ganas de vivir.

1 comentario:

Reina Letizia dijo...

En verano hablamos de tantas cosas que hasta parece que las cosas hablan de nosotros.

Besos de Reina