Vídeo promocional Mujeres descosidas

lunes, mayo 09, 2016

DESCOSIDOS BIEN ZURCIDOS

Poner fin a una historia es arto doloroso, liberador muchas veces, pero siempre cuesta, duele desgajarse de ella para que emprenda el vuelo libremente.
Es fácil y es difícil cuando los hilos los manejas tú, cuando eres el dueño, el creador de unas vidas inexistentes, imaginarias, pero que hay retazos en ellas que una vez fueron reales en algún momento.
Pero esta vez, descoserme de mi historia ha hecho que el corazón se asomara a mis ojos alborozado de alegría. Llevaba días pesarosos. Cada noche cuando apagaba la luz y me estiraba complaciente entre las sábanas frescas retozando el último placer del día, presentía a mis personajes sentarse a mi lado, tocar insistentemente mi cabeza para que esta despertara y les contara qué iba a hacer con ellos, estaban intrigados, alterados de la ignorancia de sus futuros derroteros. Sinceramente, me empezaban a cansar, me asfixiaban por su perenne presencia sin dejarme descanso. Es más, si caía abatida por el sueño, eran capaces de despertarme a las cuatro de la mañana obligándome a que me levantara y me pusiera delante del teclado. Luego ellos se apoyaban en mi espalda mirando inquisitivamente la pantalla para conocer de primera mano su futuro incierto. Se habían convertido en una obsesión que se colaba en cualquier parte: en la ducha, entre sonrisas, en el mar, en una calle, eran capaces de bañarse en una copa de fino amontillado si era menester.
En el fondo me daban pena porque ni yo misma encontraba una salida digna para ellos. Siempre positiva, nunca negativa, esta vez mis dedos garabateaban una historia dura, descosida de mi esencia aunque sintiera que mi obligación era poner un punto y aparte en mis letras. Pero me dolía esta nueva novela, me hacía sufrir cada tarde cuando la tomaba entre mis manos y repasaba su transcurrir. Dolor y más dolor encontraba en cada línea torcida de mis palabras y la ausencia de cohesión en la trama. Me chirriaba y aún a falta de las últimas incisiones en la historia, me sigue torturando.
Sin embargo, cuando hace un rato he sido capaz de poner punto y final, he sentido varias manos en mis hombros que me acariciaban con gratitud. He cerrado los ojos besando imaginariamente, como una madre besa a sus hijos, a cada uno de los personajes hasta descubrir que unas lágrimas furtivas y saladas caían a mis apuntes. Sí, vuelvo a estar emocionada. He sido capaz de volver a indagar en el mundo de los sentimientos, en la biblioteca emocional del ser humano.

Sigo siendo una novata en estado puro, sin embargo Sevilla…Gymnopédies me enseñó una cosa: no se trata solo de escribir, coser palabras una detrás de otra, luego llega una de las tareas más arduas, si cabe más dura que la de escribir una historia. Hay que hacerla armónica, vital, convincente y que arrastre a todo aquel que se acerque a ella. En definitiva, zurcir sus costuras para que no se descosan.

2 comentarios:

El collar de Hampstead dijo...

Porque escribes con todo tu corazón...

Besos.

Ambar dijo...

Seguramente poner fin a una historia debe ser algo desgarrador. Como en los partos la criatura ya debe respirar por si misma y eso te alegra pero, al mismo tiempo, sientes el vacío.
Besos