La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

jueves, febrero 18, 2016

DIARIO DE UNA NOVATA XII

Diario de una novata XII
18 de febrero, 2016
¿Quién mandó quitar el oso y el madroño de la puerta del Sol sin avisarme? Había quedado con el ruso en el oso y llego y no hay oso. Empecé a preguntar como una desquiciada dónde estaba el oso, nadie me contestaba hasta que una pobre me dice “¿No la da igual un caballo?” Miro en dirección de su dedo y veo a Carlos III… pero, coña, no era un oso. A ver cómo, puñetas, explicaba yo al ruso el cambio de bicho. Llamo al ruso y le digo “No hay oso” ¿No ir tú? “Síii, ya estoy. Oso no, caballo” ¿Cómo? “Caballo, tucutum, tucutun, ¿entiendes?” “Ah, síi, tucutun, tucutn” Va y me cuelga. Yo debajo de Carlitos III mirando a todos los hombres a ver si uno de esos era el ruso, porque al ruso dos yo no le conocía, solo al ruso uno, el que encontré en el metro y me recomendó a su amigo que también era ruso y violinista, y el que me llama un día sí y otro también. Total, veo a uno con cara pánfilo mirar al caballo y al teléfono y me digo “Ahí está” y me acerco muy victoriosa y le digo “Igor, encantada de conocerte”, mi saludo aderezado con la mejor de mis sonrisas, claro, y me empieza a escupir palabras en no sé qué idioma y voy yo y le digo “Scusi”, me pidió el cuerpo hablarle en italiano aprovechando que no sé… Vuelvo a mirar a mi entorno y yo no veo a nadie con pinta ruso hasta que por detrás de mí escucho “Angelines” me vuelvo y por fin ¡El ruso!, qué dos besos le planté, el hombre cortadísimo. Me ha encantado. Un hombre mayor, alto, delgado, vestido de esmoquin pues le había salido hoy un trabajo y tenía que estar a las seis. Me he quedado embobada mirándole, escuchando sus torpes palabras, pero que me sonaban a Gymnopédies. He rozado con delicadeza la funda de su violín, le he dado las partituras y nos hemos despedido. Le he vuelto a soltar dos besos, de esos de pueblo que suenan y tan feliz me he vuelto a casa.
Ayer, de feliz que estaba con la portada y contraportada de la novela en mis manos, las últimas galeradas corregidas, pues me metí en Zara a comprarme un vestido aprovechando que casi nunca me pongo vestidos, pero estaba tan feliz que la conté a la dependienta que yo era escritora. Se emocionó la chica y se sentó conmigo en la banqueta del probador “¿Y es de amor, tiene intriga?” Me preguntaba, yo la di toda clase de explicaciones, me sentía un loro parlante. Por último preguntó mi nombre, claro, y yo la respondí ”MªÁngeles Cantalapiedra, ¿a qué es un nombre bonito?” Y me quede más ancha que larga. Cuando nos despedimos también la di dos besos y me volví a casa pensando que hoy devolvería el vestido, cosa que he hecho después de dejar al ruso.
No tengo remedio, los nervios me hacen sacar a Lola incombustible de las mazmorras, pero es que el 9 de marzo está a la vuelta de la esquina y estoy aterrada. Para consolarme he pensado que este año febrero tiene un día más… ¿Qué tendrá que ver la velocidad con el tocino?
Llegó la hora de la cena, me estaba tomando una rodaja de melón desnatado, con un sabor tan insípido que las palabras de mi marido hasta me sonaron azucaradas "Tú te crees que eres María Dueñas o una Julia Navarro, pero no lo eres. Demasiado que has llegado hasta aquí" Levanté la mirada del melón y por arte de magia Lola intrépida se fue corriendo a las mazmorras.
Tenía razón, no soy nadie.
¡Mafaaaaaaaaaalda!

1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

Tú eres un sol.
Y tienes un nombre precioso.

Besos.