Vídeo promocional Mujeres descosidas

viernes, julio 17, 2015

MOCHILA DE VERANO

He mirado en el diccionario lo que significa la palabra Cosa “Todo lo que existe, ya sea real o irreal, concreto o abstracto”… ¿Por qué lo he hecho? Ayer leí en un artículo que cualquier escribidor debería de omitir una serie de palabras muletilla (entre ellas “cosa”) y enriquecer aquello que se escribe con otros giros y expresiones.
En la mochila de verano hay que guardar ciertos ingredientes. Cosas simples que a su vez encierran otras esenciales. No se necesitan muchas “Menos es más, siempre” como decía Coco Chanel, pero bien escogidas.
Ahí va mi primera… Vive. Si vivo, siento, soy consciente de ello, por tanto oigo, es decir escucho el rumor de viento del agua, de la música, de una conversación. Palpo una piel tostada, acaricio un amor. Veo, el mar, el campo, las montañas, el cielo y su transformación, el niño que corretea, unas letras bien casadas que armonizan una lectura. Paladeo una tortilla de patata hecha con cariño, un buen vino. Huelo la tierra húmeda, el salitre, un perfume…
La segunda… Amigos y familia, ambos dosificados y bien administrados. Ellos nos traerán la paciencia, la comprensión, la alegría, la tertulia al caer el día…
La tercera…El sosiego aderezado de tranquilidad para poder leer un buen libro a la sombra del farolillo incandescente. Ejercer un hobby abandonado, o enderezar tus letras en una nueva novela. Reponer fuerzas y desconectar. Nadar si se quiere bajo agua fresca de ducha, piscina, mar o riachuelos. Meditar sobre las huellas que has dejado y adónde quieres llevar tu nuevos pasos. Pasear bajo el cielo de la tarde que muere…
Ya está. Al final, como todo en la vida, se resume a ejercitar los cinco sentidos, a poner en funcionamiento la sensibilidad; ya está, porque el verano te da una tregua, nos regala un balón de oxigeno para abordar la vida con sentido lúdico, apreciar las pequeñas cosas que, por su simpleza, pasan desapercibidas. Las pasas por alto y realmente son las de mayor poder energético para tu ánimo y espíritu.
Este verano de calor desmesurado que nos tiene a todos un poquito asfixiados también trae consigo algo bueno: las noches se alargan, se disfrutan más, ya que bajo luces tenues, música suave, se enredan las conversaciones, como si a muchos se nos abrieran compuertas para dar rienda suelta a aquello que nos zumba en la cabeza. Tú lanzas un anzuelo, y todos sacamos las cañas de pescar, y entre el estupor que te merecen las noticias diarias como el milagro de ese niño que sobrevivió a un estercolero de basura… La expectación en la que nos envuelve el panorama político español y la Grecia ahogada por sus deudas y frustración… O como nueva adquisición el señor Mas y su irreverente postura tozuda… Temas que bullen en nuestras mentes para dejar paso a otros temas más hondos o, a veces, más divertidos, que nos hacen mostrarnos un poquito más nosotros, y escuchando a los demás otras ideas, otros zumbidos que, sin duda, harán que, cuando la charla termine, tú serás más rico espiritualmente hablando. Hablar es bueno, escuchar, aún más.
La otra noche me sorprendió una persona que, cuando subía por las escaleras a por bebida, se volvió y sin venir a cuento vociferó con total espontaneidad “¡Viva Casillas, al limbo florentino Pérez, el coletas y su totalitarismo, ánimo al pueblo griego, viva la guardia civil y los cooperantes, a la mierda Arthur Mas y sus secuaces, viva el pueblo catalán (calló unos segundos y gritó aún con más fuerzas), viva la madre que me parió por dejarme vivir!...Después, se volvió y siguió subiendo peldaños como si nada hubiera pasado.
Nos echamos a reír con ganas porque “la caló”, amigos, hace que se quiten el corsé las personas más insospechadas.

¡Buen fin de semana!

No hay comentarios: