La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

lunes, diciembre 29, 2014

2015

Anoche estuve viendo una película típica de estas fechas y que en televisión te las ponen igual que si se tratara de una máquina de hacer churros; una detrás de otra. Mucho Papá Noel, buenas intenciones, el familiar pestiño que no aguantas y que te lo comes con patatas sí o sí, propósitos para el nuevo año… Y ahí se me encendió la bombilla del intelecto, ¿cómo ha sido mi año que termina? ¿Se cumplieron mis expectativas?, ¿Tengo propósitos para el nuevo año? ¡Ay, la madre del cordero!, no tenía nada del pasado, ni del presente y, menos, del futuro.
Eran altas horas de la noche cuando me puse a recapitular; dos columnas, la buena y la mala… La noche tiene su lucidez especial donde entran los fantasmas, donde se acrecientan los malos rollos. Sin embargo la vena emocional es más proclive a descubrir esa sensibilidad solapada en algún rincón de nuestro ser que nos acompaña en borrascas y días de sol interminables. Aparece el niño que guardamos tatuado en el corazón por mucho que digamos que somos adultos… ¿Qué sería de nosotros si no sacáramos al niño que fuimos de vez en cuando a hacer trastadas, a ver con esa mirada angelical que aún nos quedan muchas cosas por descubrir, a que todavía hay gente estupenda, a que no todo el mundo es malo y no se debe desconfiar de todo y de todos…? Ya en la madrugada honda aparece ese sentido del humor que te hace recordar, a veces muerta de vergüenza, por una metedura de pata, por un despiste, por aquella risa incontrolada, provocada seguramente por una bobada… Y así me ha llegado el alba con todo escrito y lo que escribiré para los doce meses que en apenas cuarenta y ocho horas se estrenarán; una película cuyo director es la vida, pero no olvidemos que nosotros somos los actores principales y que de nosotros depende que sea una buena interpretación o no.
Mi abuela decía que de todo hay en la viña del Señor; pues sí, es verdad, pero que conste en acta que quiero para vosotros los que me leéis y para mí muchíiiiiisima simiente de salud, sin ésta no nos va a germinar nada de nada. Unos cuantos kilos de humor; pongamos muchos, de esto no hay que escatimar pues te da oxigeno para encarar los días abruptos. Amor, de esto bastante, pero que sea de calidad. Ya sabéis lo que decía Coco Chanel “Menos es más”… Y por último, un poquillo de dinerillo; primero a los que menos tienen, ¿vale? Y si sobra, que no sobrará, Para el resto.

Muchísimas gracias, amigos, por haberme leído en este año que termina, de corazón, muchas gracias.


¡Feliz año 2015!

No hay comentarios: