La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

martes, marzo 25, 2014

UN DÍA DE MARZO

Tengo las imágenes tan enraizadas que aunque quiera poner música en mis ojos es imposible…
Era un sábado normal como tantos otros en la capital de España: gente paseando, personas de compras y multitud manifestándose en Colón. Un escenario pluralista para manifestar inquietudes,  reclamar  estado del bienestar para todos, desacuerdos, injusticias, malestares; todos allí tenían sus motivos. Lógicamente lo que más imperaban eran  los sufridores de las circunstancias actuales, los verdaderos paganos de la crisis. Muchas veces pienso desde el cómodo sillón de mi casa que mientras a  mí, no me falta de nada, a otros les están robando hasta la dignidad, pero eso sí, desde mi personal claustro materno al que no me llega a rozar ninguna injusticia, ni sobresalto ni carestía. Así es fácil hablar, ¿verdad? Tenéis razón, soy una mera espectadora que no sale a la calle a apoyar a nadie y aún me permito el lujo de hablar.
Sin embargo no puedo callarme, tengo que ordenar estas sensaciones malhumoradas y encaradas. Poner razón a los pensamientos después del estupor. A estas horas todos tendríamos que estar hablando de esa manifestación del sábado o los que salieron el domingo a gritar “un sí” a la vida. Pero, por el contario, hablamos únicamente  de lo que pasó después de las ocho de la tarde del sábado.
Mal, muy mal se ha tenido que hacer para que un grupo de radicales (estos siempre han existido) con una virulencia nunca vista emprendieran a pedradas el salvajismo de un animal.
Esa imagen de un policía en el suelo, que le reventaron la boca dejándole hasta sin dientes. El rencor corría en forma de piedras por el aire hasta estallar sobre los agentes del orden acorralados… ¿Tan poco les hemos dado a esos anti sistema para comportarse como locos poseídos del mal? No me cabe en la cabeza por más vueltas que dé a la noria de los hechos.
¿Qué sociedad estamos construyendo? ¿Qué diálogo hay? ¿Qué normas básicas de educación estamos transmitiendo, enseñando a los jóvenes?  ¿Qué valores tan pobres poseemos para que las piedras se conviertan en el centro de una victoria tal cruel?
De verdad, estoy asustada, abrumada y tú, yo, todos, somos responsables. O no hay simiente o lo que invertimos fue tan malo que tenemos ahora esta cosecha.

Un día de marzo en el que hay que pararse y cada uno entonar “su mea culpa” particular, buscar los motivos y atajarlo. Lo que sucedió esa tarde de un marzo cualquiera puede ser la punta del iceberg.

No hay comentarios: