miércoles, enero 30, 2013

EL AVE DE MI DESTINO


A los sentimientos hay que vestirlos con las palabras justas, y cuando me subo a un tren es como si éste sacudiera un pellizco en mi estómago pidiéndome confesión para ajustar las sensaciones…
Me gusta mirar por la ventana y ver despedirse a la ciudad en majestuoso ademán de bien nacida. Los edificios semejan soldados en impecable orden de revista diciéndote ¡Hasta luego! Y las vías en perfecto engranaje saludando al AVE bienhechor. Ciudad que parece un jardín colorido de espumas blancas y azucenas amarillentas convertidas en soles y despertándose en lugares imposible. Las carreteras aledañas a la gran ciudad juegan a ser scalextric con diminutos coches en busca de un destino. Grúas, hombres de chaleco amarillo, árboles camuflados de invierno, y el tren cada vez más deprisa sobre sus alas de acero…
Pronto Ciudad Real, las nubes caen desplomadas, el sol se esconde aunque porfía a la nube dejando unos breves rayos colarse en tus ojos… un túnel, dos túneles y llega Córdoba califal. Olivos, campos de olivares dignos de una mirada cómplice. Casas sin pretensiones, humildes y desvalidas aunque rabiosamente personales. Casas de blanco y piel de albero, caballos sin jinete, y charcos de agua como espejos en el alma. Tarabillas y Pardillos esperan que escampe tanta lágrima acumulada para reanudar el vuelo entre azules y grises. El tiempo chispea mientras mis ojos se enredan en la lejanía donde la Giralda estira su cuello reinventándose en la flamenca más universal.

3 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

Lo has descrito con mucho arte y mimo, muy cuidadosamente. Parte de ese trayecto lo realizo con alguna frecuencia, y después de leer esta maravilla, he cerrado los ojos y he sentido ese aroma que me acerca a Sevilla. Gracias, y gracias también por recomendar el blog de la Tertulia, es todo un placer viniendo de ti. Un beso enorme.

Estrella Altair dijo...

Ummm viajar en tren siempre es como una hermosa aventura..

te acuerdas cuando jóvenes que la gente tocaba la guitarra y cantaba en los trenes.. así fui yo todo un trayecto hasta andalucia.. y con unos chicos que palpitaba el corazón. y que voces.

y que bien nos lo pasamos despues con ellos en los lugares del Sur

Besos

CATI COBAS dijo...

Precioso viaje. Si vuelvo a tu tierra, lo probaré. Un beso de domingo...