sábado, diciembre 29, 2012

TIEMPO DE CEREZAS PARA MÍ, TIEMPO DE ESTIERCOL PARA MUCHOS


Cuando el ojo se abruma de ver las mil aristas la vida, el corazón busca el reposo en lo menos estridente, en lo más sencillo y, no por eso, carente de belleza. Buscas en el cajón de las esencias, allí donde guardas el accésit de la memoria selectiva aquello que te ayude a avanzar…

Se deshoja mi agenda, apenas unas hojas más y habré de abandonarla; me ha acompañado durante trescientos sesenta y seis días en lo bueno y en lo malo, pero más bueno que malo, más bien casi nada malo y, si de esto ha habido, el peso de lo bueno lo ha catapultado porque no me acuerdo, porque no tengo derecho a quejarme de nada, este año la vida ha sido buena conmigo aunque el testamento de las ausencias me recuerde que falta alguien muy importante en mi vida terrenal que no espiritual, porque he sido consciente de todo lo que me ha rodeado, y lo he bebido con ganas para después compartirlo con los demás porque, ¿qué es la vida sin compartir? Nada.
He profundizado en sonreír más y mejor porque ya lo decía Charlie Chaplin “Un día sin una sonrisa, es un día perdido”
He aprendido a cocinar la tortilla de las horas que me rodean, a darla la vuelta, y ver lo bueno en la oscuridad ciega, porque he comprobado que a la ceguera se le puede encender una bombilla, una luz tenue, amarillenta, que envuelve a las noches de niebla de un mágico sentir de paz, confianza, respirar el frío hasta llenar los pulmones de libertad.
He sentido y visto tanta desazón a mi alrededor que he sido capaz de abrir mis compuertas para entender lo inteligible, abrigar al desconsolado, en definitiva, dar algo de mí misma a quien lo ha necesitado… Aunque me he quedado a medio camino; he podido dar mucho más y no lo he dado.
“Ha sido un buen año” me digo a mí misma “Por eso tienes la obligación de apoyar a quienes el 2012 les robó, les saqueó cualquier atisbo de esperanza y justicia”

Con todo mi cariño, os deseo un 2013 con más esperanza que desánimo, más alegría que tristeza, más trabajo que mano sobre mano, más justicia que desaliento.

3 comentarios:

María (lady) dijo...

¡Brindemos por eso!!
Feliz año! y un abrazo muy fuerte.

guillermo elt dijo...

Te mando mis Besibrazos con Cariño y espero que en este nuevo año tus proyectos, tanto personales como profesionales, se puedan cumplir.

Muchos Besicossssss

Antonio dijo...

Hace tiempo que no te dejo comentarios en tu blog, pero hoy quiero desearte que la felicidad sea una constante en tu vida junto a tus seres queridos.
Un abrazo afectuoso