La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

viernes, abril 20, 2012

RADIOGRAFÍA DE DOS MUJERES


En silencio, como queriendo ser invisible, primero las escucho, luego, me acerco sigilosa a observarlas…
No se parecen en nada, entre ambas orillas  hay más de un océano y, sin embargo, se hablan, a veces se escuchan y, entremedias, se palpa la soledad de esas dos mujeres; los miedos de una… Demasiado cerca la muerte, la presiente y no quiere que la sorprenda la guadaña en soledad. Odia la vida y, sin embargo, se cose a ella con imperdibles de plata. La otra mujer siente tanta añoranza por su tierra que los días se consumen en una ansiedad constante; a estas alturas de su vida no vale que en España viva mejor, ni siquiera que tenga un trabajo, no. Necesita del viento que la acosó al nacer, de su gente, de sus costumbres. No tiene dudas que es la hora de volver.
Una luz suave se tamiza entre las persianas, un vientecillo dulce se cuela por la ventana y las dos mujeres han dejado de escucharse, sus gargantas siguen destilando palabras,  pero son como dos ríos que transcurren por cauces distintos.
Un perrillo lame las entretelas de la mujer anciana, la otra mujer tapa los huecos sin la cabellera frondosas que hubo una vez sobre la cabeza de la anciana, la cual quiere abandonarse si no fuera por el miedo, pero la parca estima que no es la hora y la viejecilla se consume…
Una reflexiona, la otra habla de los colores, esos que se la escapan de sus ojos casi ciegos “Los hay fríos y los hay tiernos” asevera como si ella supiera lo que es la ternura… Es un diálogo entre un pez y una tortuga. Menos mal que el requiebro humano de la mujer que lamenta la lejanía tan lejana de su tierra hace calmar la pena de la anciana “Qué duro es llegar a vieja sin que nadie te quiera” Grita la anciana para que alguien la escuche… Mientras, el perrillo sigue lamiendo el desamparo tan sentido de quien está destinada a ver consumirse el cuerpo y la mente, consciente de su tragedia.
Dejo de mirar, de escuchar, no saben que a las dos las entiendo aunque ellas no lo sepan.

1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

Se tragó el comentario Blogger, que rabia da volverlo a escribir...
Te decía que a diario veo muchas parejas parecidas.
Siempre la persona mayor es de aquí y la que la cuida de fuera.
Una cerca de la muerte y la otra muchas veces muerta en vida.

Besos.