miércoles, mayo 04, 2011

DENUNCIA

A veces las palabras no son suficientes; suenan huecas para describir la rabia, la impotencia.
Me hunde comprobar ciertas conductas humanas porque me doy cuenta que muchas personas no deberían merecer la categoría de hombres/mujeres.
Denuncio la falta de sensibilidad. Denuncio la ausencia de caridad. Me avergüenzo de algunos españoles/extranjeros.
Hace unos días viví algo que pensaba que en un país civilizado no se daba…
Iba a coger el tren y llevaba equipaje y un perro.
Por desgracia aún después de un año no he superado mi estrés depresivo agudo y éste se manifiesta cuando me pongo nerviosa: mis músculos se bloquean y me quedo muda o tartaja; no sé lo que es peor.
Al ir a pasar el equipaje por el escáner, no tenía manos suficientes para agilizar el trámite y me puse nerviosa ya que había mucha gente esperando; me bloqueé.
Lejos de recibir ayuda, recibí empujones, palabras groseras y pisotones varios al pobre animal.
Denuncio a RENFE por ver lo que estaba pasando con un cliente y no recibir ninguna ayuda por su parte habiendo tanto personal trabajador de dicha empresa en ese momento.
Denuncio a ese montón de gente anónima que tuvo esa conducta con alguien que se le veía en serios apuros.
Es muy triste actitudes que me obligan a regresar a la escritura de esta manera no pudiendo hacer gala de la frase que ya ha hecho historia de nuestra recién premio Cervantes “Quién no inventa, no vive”

10 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Querida amiga, lo primero alegría de verte nuevamente, de sentirte...

lo segundo, es que sientas que en el mundo hay de todo, y en ese día te tocó eso, pero que otras veces nos has contando y me consta, pues te he leido que el mundo si puede ser amable..

Hay pues que aplicar la balanza y quedarse con lo positivo,

somos muchos aquí los que te apreciamos y nos sentimos a tu lado..

sabes que nuestra libertad es verbal, pero la de accion, es limitada.. tu nos lo muestras con esta entrada.

Un abrazo cariñoso..

Roberto Esmoris Lara dijo...

Yo te abrazo fuerte...¿tomamos un café?
(te extrañaba)

Ricardo Miñana dijo...

A veces en la vida sientes impotencia por todas las injusticias que te rodean, y solo puedes gritar y con esperanza que la gente se una a tu grito.
un placer pasar por tu casa.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Mª Angeles he podido comprobar que no figuro entre tus seguidores, y es debido a un fallo en el servidor de Google que aun no ha podido ser resuelto, se borraron muchos enlaces de mi blog, te sigo de nuevo y disculpa la molestia.

Que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Anónimo dijo...

Genial Mª Angeles. He leido varias entradas y me han gustado mucho, por su frescura y sinceridad. Desde aquí te agradezco tus comentarios en el blog de Terly y quiero que sepas que coincido contigo en muchas formas y maneras de ver la vida. Un abrazo
Pablo (Simbad)

Nómada planetario dijo...

Bienvenida al mundo de la blogosfera de nuevo.
Hay situaciones en que los humanos muestran su faceta más descarnada. Los empleados de Renfe suelen estar cada vez más maquinizados.
Un abrazo y no te pierdas.

guillermo elt dijo...

Es que no siempre, por desgracia, nos dan motivos para inventar.

Siento no haber estado allí. ;)

Besibrazos.

CATI COBAS dijo...

Un abrazo argento, Angelines...Ojalá pronto seas la de siempre...Te quiero.

INÉS dijo...

Es mejor olvidar episodios de ese tipo y recordar, quedarse con las buenas experiencias...o al menos intentarlo.
Bss y ¡Arriba¡ vale la pena

Galeote dijo...

Bueno Mª Angeles, visito por primera vez tu blog y he leido este comentario tuyo de denuncia por la falta de tacto, de atención y de mala educación. Estas conductas humanas que son atropellos están a la orden del día y una cosa parecida me pasó a mi también con Renfe.
Me alegra que lo denuncies y que por lo menos te sientas algo mejor aunque el mal trago nunca se olvida.

Un saludo, Juan.

azpeitia dijo...

Ese dolor que te inunda, es el síntomas de una sociedad decadente que hoy con la sentencia del llamado Tribunal Constitucional se acaba de redondear la decadencia de lo que era este país...te acompaño y me acompaño en el sentimiento de indignación...un abrazo de azpeitia