viernes, febrero 25, 2011

TORTILLAS

Uno de los platos más sabrosos y agradecidos de la cocina española es nuestra tortilla de patata y, si se puede con cebolla, mejor que mejor. Aunque hay un problema: si la quieres hacer grande, has de tener fuerza en las manos para saber darla la vuelta y que cuaje como Dios manda.

…Y es que esta mañana de primavera anticipada, me he dado cuenta que además de las tortillas culinarias, existen las tortillas cabeceras… ¿Qué os dice el cuerpo, eh? Las he descubierto de manera fortuita. Bueno, ya las conocía, pero no las había cocinado como es debido en la mente. Ha sido de dos maneras bien distintas. Una, por un susto. Alguien con el cual tenía mis recelos por viejas historias pasadas, ha tenido un percance, pero gracias a él me he dado cuenta que es mucho más grande el cariño y la amistad que las tonterías muchas veces sin valor y la mala interpretación de los hechos.


La segunda tortilla, es un poquito más difícil su elaboración por los condimentos que anidan en nuestras mentes que no favorecen a dar la vuelta a la tortilla tan fácilmente; quizá pesen demasiado… Los jardines en otoño se esconden, En invierno duermen y en primavera reviven; ley de vida. Un grupo de jornaleros han comenzado las labores de acondicionamiento de mi jardín. Son un grupo de latinos con radio acuestas y ritmos caribeños. Bajo temprano con el perro y siempre me dan recelo. Agachaban la cabeza a mi paso, como si no me quisieran sentir; yo ni ver con lo que les ignoraba. Los perros, que normalmente no sólo son más inteligentes e intuitivos que el hombre, se acercaba a ellos a olerlos. Así, poco a poco, se fueron haciendo amigos y yo, en vez de mirar al suelo, iba mirándoles de reojo hasta esta mañana que he oído una voz que decía “Buenos días, señorita. Una linda mañana para pasear” He levantado los ojos y han chocado nuestras miradas. Las suyas sonreían amables, confiadas… Cuando el vuelto del paseo, he dicho en voz alta “Pasen ustedes un buen fin de semana” y uno de ellos ha contestado “Que Dios la bendiga”


He subido a casa y le he confesado a mi perro “Frostriche qué dos tortillas más buenas acabamos de comer, ¿verdad?”


11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Las dos riquísimas.
Seguro que te han sentado de fábula.

Besos.

Antonio dijo...

Interesante entrada sobre la tortilla española, que, como bien dices, tiene dos o más aspectos a considerar. Uno es el culinario y otro el propio del coco, donde se elaboran hipótesis de desconfianzas y análisis, muchas veces lejanos a la realidad, es decir, donde se elaboran y cocinan ideas referenciales.
Con respecto al primero he de reconocer que soy un buen “tortillero”, entiéndaseme. Soy de los que le dan la vuelta a la tortilla en el aire. Pero además suelo ser creativo. Mi mujer dice que ando loco, pues le echo a la tortilla hasta galletas. Abro el Frigo y voy eligiendo lo que le pongo según haya dentro. La mayoría de las veces me sale un a tortilla estupenda o, al meno, eso veo yo como padre del asunto… le puedo poner, jamón, aguacate, queso, chorizo, garbanzos de la ropa vieja, verdura, tomate, etc. El hecho es que, como nunca vemos feos a los hijos, a mí me acaba gustando.
De las otras vueltas de tortilla, de los cambios que uno va dando respecto a la gente, la vida me fue enseñando que la primera hipótesis que me fraguo es más producto de cómo soy yo, que de cómo son los demás que voy conociendo. Mente abierta y en disposición de sumar nuevas aportaciones para ir cambiando hasta acercarse a la verdadera identidad de las cosas…

Un beso y se me olvidaba con tanto condimento, que también le pongo huevos, entiéndaseme también de que hablo… jajaja…

Nómada planetario dijo...

A veces hay que digerir esas tortillas como Dios manda.
Besos punto de meterme en la cocina. El problemilla que me tenía apartado va camino de solucionarse.

añil dijo...

Me gusta mucho tu entrada de las tortillas. Yo no hubiera llamado nunca así a la que tengo en el fuego pero es una magnífica definición.

Un beso

Estrella Altair dijo...

2 tortillas geniales.. y la tercera en casa con cebolla, ja, ja, ja..

besos

gaia56 dijo...

Las dos dan mucha fuerza para seguir caminando y sientiendo la vida.
Buen fin de semana y un beso.

MarianGardi dijo...

Buenas dos tortillas amiga!!
Un abrazo pasa cuando puedas a leer el fragmento de mi novela a ver si te gusta!!

bixen dijo...

Un amigo mío gano "este" año, el prestigioso concurso de tortilla de patata de las Fiestas Patronales del Pueblo.
En la emisora de radio local, le preguntaron:
-¿Cuál es el secreto?
A lo cual respondió:
-Dejar pochar a fuego lento durante mucho tiempo, yo unas tres horas, la cebolla.

Adolfo Payés dijo...

son riquísimas amiga.. que gusto...


Un beso.

Un abrazo Inmenso
Con mis saludos fraternos de siempre.
Que disfrutes del fin de semana.

guillermo elt dijo...

Al terminar de leer tu post, inmediatamente me ha venido a la mente (vaya, un pareado... jeje), pues eso, que me ha venido a la mente: ... Pero no me apetece en tu blog expresarla en tu blog... No sé, en tu blog, no.

Pues sí, para hacer una buena tortilla, "no hay que tener miedo a darle la vuelta y pensar que se nos va a caer". El resultado, es sorprendente y satifactorio... Vamos, como que nos reafirmamos en nuestra propia personalidad... jeje.

Besibrazos.

José Luis Martínez Hens dijo...

Yo estoy ahora enfrascado en la cria del canario español timbrado de linea discontinua y me parece que voy a tener que hacer una tortilla con los huevos que me ha puesto mi canaria porque parece que no están pisados. Así está el patio, cada loco con su tema.