miércoles, noviembre 17, 2010

HOY LLUEVE

Hoy llueve, llueve sobre mojado mientras la tierra late porque todo aquello que tiene vida, posee corazón con obligación de sufrir, con derecho a ser feliz, con responsabilidad para soñar.
Llueve, es día de lluvia silenciosa y constante mientras el cielo se desploma entre jirones de bruma. Veo sus ojos nublados mientras me mira suplicando porque hace frío y su corazón está húmedo de tanto sollozo. Aunque sé que su espíritu combativo no cejará en el empeño pero, ahora, derrama nostalgia sobre su azul y dentro de su chaqueta esconde perturbaciones y secretos. Bajo la suela del zapato de firma lleva pegados rencores que no pisa.
Dentro de él hay mil historias latiendo al ritmo de un reloj. Se imprime la máscara voluntariosa y sale al mundo… en un día de lluvia y, aunque tenga que falsear su persona porque de él se pide mucho, va y traza caminos ya que muy dentro, muy pegado a la piel de su corazón, la nobleza no se pierde.

Hoy llueve, llueve sobre mojado mientras él espera que las palabras cambien su destino o…, tal vez no; todo depende de la rima, depende de un contexto. No lo sé.
Pero lo que sí sé es que hoy llueve y este llanto me purifica mientras él corre hacia sus metas.

14 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Conseguirá sus metas.
Y tú dejarás de llorar.

Besos.

MarianGardi dijo...

Hay que respetar los sueños de los nuestros, aunque eso les haga partir lejos y saber cortar a tiempo los lazos quE nos hacen sufrir.
Un abrazo sr Cantalapiedra jajaja

MarianGardi dijo...

Perdón quise decir sra.

Estrella Altair dijo...

Percibo dificultades, espero que sean retos a superar y que todo salga bien..

Un beso querida amiga

Nómada planetario dijo...

Todo tiene sus ciclos, los rayos del astro rey terminan abriéndose camino al final. Ármate de un buen paraguas y camina firme.
Besos tras una mañana de bici en plan globero.

Juan Antonio ( Amaneceres mios) dijo...

Sabes que siempre tras la lluvia escampa y sale el sol..Ayer esa lluvia que hablas me cayo encima en tu Madrid,mojada y fria pero me gusto la capital mojada por la lluvia .Es hermoso Madrid ,como tus palabras que tambien son hermosas.Tambien desde el Ave pude ver tu Castilla y me acorde de tus palabras,de lo que te gusta el otoño en tu tierra.Besos guapa.

GAB dijo...

Cuantas preocupaciones no alberga la lluvia, la fuerza finalmente le viene de herencia y de mar cumplido. Se atisba el horizonte.

Abrazotes

guillermo elt dijo...

Y esa honestidad, primeramente con uno mismo y después con los demás, es lo verdadermente importante.

Besicos.

Antonio dijo...

La lluvia pasa y al final siempre vuelve a salir el sol.. El sueño del sol y de la vida puede dejar de ser sueño...
Besos

Maria Coca dijo...

Llueve por dentro y por fuera. Pero sabes? Saldrá el sol antes de lo que crees. Y todo volverá a brillar ante tus ojos.

Un abrazo enorme.

América dijo...

Cada quien en busca de su destino,cada quien aprende desde sus propias experiencias,llueve sobre mojado y cada corazón resuelve.
Muy sentido...Muy sentido...
Fuerte abrazo.

Codorníu dijo...

Cuando llueve siempre pienso en los llantos de los seres anónimos del mundo. No te puedo ofrecer un cubatita, porque ya sabes... me retiré por un tiempito. Pero te ofrezco la marquesina de mi afecto, para que la lluvia no cale más adentro y ahogue lo que siempre tiene que estar a flote.

Él alcanzará sus metas mientras sepa que hay alguien como tú animando cada pisada de su carrera.
No lo dudes.

Un beso, buenas noches.

Anónimo dijo...

ayer tambien llovía en sevilla, pero estaba preciosa la ciudad. estuvimos visitando el alcázar, la catedral, esas calles tan estrechitas y tan bonitas, el barrio de santa cruz, la anselma, después de cenar.
después de la tempestad siempre viene la calma, no hay que preocuparse, luego se ve todo mucho mejor.

José Luis Martínez Hens dijo...

Me has tocado colegui!!!.

Decía Verlaine:

Llueve sin razón
en este mi corazón desanimado de tanto soñar.

Algunos y después de 38 primaveras, también hemos corrido, en busca de nuevos horizontes, experiencias y metas, porque llovía sobre nuestros corazones, como hoy llueve sobre la ciudad.

Es tan fácil usar la cabeza para llegar a una meta cuando hay ilusión. El problema es que en las vida los caminos no están trazados, y no es cierto que todos los caminos llegan a Roma.

Y sigue lloviendo y lloviendo, con lágrimas berlanguianas, en un mundo donde los americanos siguen pasando de largo de metas preparadas, y donde es constante el destino al fracaso de todo soñador.

Llueve sobre mi corazón, abrumado por las responsabilidades y ataduras diarias que me impiden cantar bajo la lluvia.

No seré yo quien te diga que la meta está cerca entre otras cosas por qué no se donde está la linea ni si es tarde para cambiar de camino. No seré yo. No tengo autoridad moral para ello.