jueves, octubre 28, 2010

MI BARRIO

A la vida se la puede hacer tantas lecturas como uno esté dispuesto a gastar de su negativa o positiva visión de las circunstancias.

Hay momentos en que nuestros ritmos se modifican. Bien sea una maternidad, jubilación, paro, enfermedad… Tu tiempo, entonces, da un vuelco y todo a lo que estabas acostumbrado desaparece. Cuerpo y mente se acoplan a un compás diferente, a unas vivencias asimétricas a las anteriores y sólo depende de ti y únicamente de ti que te adaptes al nuevo engranaje de esa nueva vida que despierta delante de tus ojos…


Mi barrio es feo. Mezclas arquitectónicas de dudosa calidad, envejecimiento y abandono hace de él un lugar poco apetecible. Con la decadencia, sólo van quedando ancianos y los colores de distintas razas se han ido ligando a estas calles y, ellas, con sus negocios, a las nuevas costumbres.


Esta mañana, como otras muchas, salgo a pasear por sus paredes y recuerdos y, sin dejar de reconocer su fealdad, cada día en él descubro algo bueno. Es un lugar tranquilo, sin prisas pero sin pausas; se respira paz bajo un murmullo de vida latente. Observo con asombro que los que aquí moran, además de disponer de una misma rima, comparten cordialidad, vivencias. Corrillos charlando en una esquina, la dependienta del supermercado preguntando por los nietos a la clienta o, ésta, aconsejando a la muchacha extranjera cuál es lo que más la conviene… Sigo caminando, respirando la quietud del descuido y el olvido.

Y, de repente, me doy cuenta de que mi barrio me hace feliz.

16 comentarios:

MarianGardi dijo...

Bello relato, querida amiga, los sitios conocidos nos dan seguridad en muchos aspectos.
Y uno se acostumbra a estar en sitio que nos acoge durante tantos años vividos allí.

Yo llevo cinco años en barrio muy tranquilo a 5 kilómetros de Granada, donde ni siquiera los vecinos nos vemos, cuando tengo que ir al supermercado tengo que coger el coche.
Cuando llego a París todo es completamente distinto, aquí tengo
un Centro Comercial enfrente del apartamento y todo se encuentra cerca, aquí viven muchos inmigrantes y hay muchos colores.
Todo un contraste en mi vida.
Te escribí un correo y no he recibido respuesta, igual es que no abres el correo y se te paso.
Muchos besos

Juan Antonio ( Amaneceres mios) dijo...

La seguridad de lo cotidiano,la belleza de lo cercano y sobre todo cuando te paras en este asco de mundo,te das cuenta lo poco que necesitas para ser feliz.Un beso apretao del sur amiga.

Terly dijo...

Sin duda, cada barrio tiene sus peculiaridades, unas que pueden hacernos la vida difícil y otras que hacen de ella una existencia bella y agradable, pero al final tanto lo uno como lo otro se convierte en algo nuestro.
Tienen vida cambiante y propia, más ahora que reciben gentes de otros países, otras culturas, otras religiones... todo ello bien administrado puede enriquecerlo al tiempo que lo llena de colorido.
Te aprecio, Mª Ángeles, lo sabes, aunque también mi vida haya cambiado en cuanto al tiempo disponible, no me olvido de ti.
Un beso, querida amiga.

Maria Coca dijo...

Es cuestión de ver ese lado más amable de las cosas. Esas pequeñas anécdotas que se vuelven inolvidables...

Tu manera de observar tu alrededor es muy especial. Creo que te lo he comentado en alguna ocasión. Y es una suerte que tengas ese don.

Besos grandes, amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Es que lo importante es la mirada.
Educar y gozar de la mirada.
Ahí está el secreto de todas las cosas.

Besos.

El Drac dijo...

Qué bueno que tengas esa capacidad para darte cuenta de lo hospitalario de tu barriop sin haber tenido que alejarte de él. Un gran abrazo

Estrella Altair dijo...

A los barrios siempre te vinculas,a sus gentes, olores, estilos, colores, sin lugar a dudas... sea el barrio de donde naciste o el barrio al que te llevá la vida cada vez que te cambia.

Un besazo

Jesús Arroyo dijo...

Cantalapiedra:
POr eso me gusta el mio.
Un besazo.

capriyunliuz dijo...

me facina lo que escribes porque siempre retatas tu vida de un modo que solo las palabras con significado pueden darle a algo tan simple como es la vida en un barrio, me encanto este post porque viene a darme una nueva opinion de una situacion que estoy viviendo ahora, pues despues de vivir 17 anos de mi vida en mi barrio creo que debere a abandonarlo y apesar de que me afectaba un poco gracias a tus palabras creo q recordare mas los buenas recuerdos vividos que lo que no podre vivir en mi querido bario tranquilo y sereno hasta la proxima..:D

Luis y Mª Jesús dijo...

A mi la vida me va arrastrasdo en volandas, sin casi tiempo para apoyar el pie, pero hoy decubrí que mientras corría por la calle sonreía. No me da tiempo a llevar paraguas porque iría más despacio y la lluvia suave, por otra parte, me encanta.
Pasea por mí y sigue feliz, no depende de la belleza de las casas sino de la mirada que se refleja en ellas.
Un besazo

América dijo...

También las gentes hacen los lugares,solera y tiempo,quisieramos ver nuestro entorno mejor cuidado,preservaando su historia pero sin duda quienes habitan un barrio,una cuidad,un pueblo son quienes le dan vida.

Un abrazo guapa.

Codorníu dijo...

Es posible que sea cierto lo que dices; pero también lo contrario.

Yo a veces me pregunto si no es la mirada coyuntural de la persona la que determina ese doble enfoque acerca de las cosas: en este caso, sobre el inmediato entorno que nos acoge.

Salir al barrio (con sus casas, calles, tiendas, etc) es como ver los días y sentir cómo se repiten; saber que luego viene una semana y un mes y...

Pero, por otro lado, sentir también que cada uno es distinto, creado, nuevo... En fin, no sé si me explico bien: hablo de una doble sensación, que siempre conviven juntas como la cara y la cruz de una moneda.

Eso es lo que percibo también en tu texto. Sensible y hermoso. Como siempre.

Un beso.

Nómada planetario dijo...

Hay lugares que precisan de tiempo para reparar en ellos, el paisaje urbano muchas veces no casa con el humano, aún así todo merece ser conocido a fondo.
Del mío detesto el pamplineo del personal en la ventanilla del banco, te hacen perder media mañana para una gestión, pero la mayoría por aquí no son amantes de las prisas.
Besos en medio de un vendaval de poniente.

Nómada planetario dijo...

Este blog parece un jardín semiabandonado. A ver si pones un poco más de empeño. Venga anímate.
Besos tras un día de disputas con mi ex banco.

Itaparica dijo...

a mi me gusta más el barrio de santa cruz, creo que vas pronto

Rubén Terrazas dijo...

Muy buenos escritos, tienes un gran DON. Saludos!!!