jueves, julio 15, 2010

EL JARRÓN DE CRISTAL

La calle es estrecha y fea. Carece de sombra y personalidad. Antes tenía álamos pero sus raíces comenzaron a meterse en las casas así que los tuvieron que cortar. Sin embargo al final de la calle hay un jardín tan pomposo que las flores se desparraman por la acera. Cada mañana salgo a cortar unas cuantas antes de que se marchiten y las pongo en jarrones. Duran lo que un suspiro largo aunque lo justo para iluminar las sombras de mi jardín interior.
En mi mesa he puesto un pequeño jarrón de cristal y entre mis papeles se posan los pequeños pétalos blancos. Cuando el sol cae, un rayo viene a despedirse y se queda conmigo unos minutos regalándome la magia de la luz dentro del búcaro cristalino; entnces me siento rodeada de gaviotas al borde de un mar dulce. Primero aparecen chispas entre las hojas que bucean en el jarrón y el agua se convierte en el catalizador de mi espíritu perdido. Antes de desaparecer el rayo, se pasea sobre los pétalos y estos se yerguen como unas bailarinas de largas piernas y dedos rozando un cielo que se deja mirar.
Poco a poco se va alejando el resplandor y las candilejas que se mecían sobre mi escritorio vuelven a su dulce reposo; ése que busca el equilibrio lejos de la irónica y dañina selva mundana.
Acaba de llegar un grillo para alumbrar la oscuridad; lo escucho mientras te escribo…

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La belleza la creas tú.
Sabes como mirar.

Besos.

Codorníu dijo...

Qué bien. Este texto tiene un aroma distinto al que titulaste "Penumbra". Me alegro. Hay síntomas que anuncian el alba.

Besines, campeona.

Juan Antonio dijo...

COMO SIEMPRE ES UN PLACER LEERTE AMIGA.BESOS

Alí Reyes H. dijo...

Hola reinita, y felicidades por ese Mundial
-----
Te cuento que hice una de las mías y te robé una foto. Te invito a pasar por mi blog y verla. Besos

Jesús Arroyo dijo...

Maravilloso. Sustancia a tope.
¿He dicho a tope? ¡qué feo!
Besitos, Cantalapiedra.

Nómada planetario dijo...

Como dirían los estadísticos se observa un cambio de tendencia en esta serie. Me alegro de ese repunte en el parqué del ánimo.
Besos mientras se despachan las chicharras por estos páramos.

Maria Coca dijo...

Qué maravilla! Una narración que vale el vuelo de una mariposa...

Besos grandes.

Micaela dijo...

Muy hermoso texto, querida amiga. Creo que la belleza la encontramos en las cosas más sencillas que tenemos a mano. Un beso grande y feliz fin de semana.

Luis y Mª Jesús dijo...

Lo he leído varias veces y me cuesta salir de tu casa.
Espero que encuentres ese espíritu perdido entre los pétalos de tu mesa.
Un beso

bixen dijo...

Me encantan las plantas, pero no por sus flores; es más, detesto que se las utilice, por ello, simplemente como ornamento (¡mama, llama!).
Pareciera contradictorio, mas nada más bonito que una mujer en flores. Flores que renacen con la magia femenina de ese querer que no entendemos, pero percibimos.
Tu blog de ensueño; nuestro jardín.