miércoles, junio 16, 2010

LOS HOMBRES DEL CARRITO

A las ocho de la mañana lo normal es ir casi dormido a tu destino, o si estas medio despierto e intuyes lo que te espera, tal vez un chasquido de fastidio inunde tu gesto. Sin embargo, hace unos días vi a tres hombres que bajo la lluvia miraban hacia arriba con una amplia sonrisa. Sus ojos iluminaba el cielo cenizo de chispas de esperanza. Cada uno tiraba de un carrito de supermercado; dentro, enseres pobres pero, quizá, no tuvieran otra cosa. El único rastro conocido de aquellas migajas era un brick de leche en cada carrito.

Se pararon delante de mí y me preguntaron por una calle explicándome que les había salido un trabajo. Las palabras estallaban de vitalidad en esa mañana tan gris.


Mientras me subía al bus, les vi subir la cuesta, perderse tras una esquina cantando a su buena fortuna por haberles dado la oportunidad de un trabajo.

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ojalá pase eso cada vez más.
Falta nos hace.

Besos.

goyo dijo...

Buenas...tanto tiempo sin visitarte!!!
Hoy mas que tu pluma, ha volado tu imaginación.
Un beso mundialista.Como serán?

Maripaz Brugos dijo...

Describes de una manera muy bonita el camino de la esperanza. Pienso que en ese carrito iba sus ganas de seguir viviendo con esa nueva oportunidad que les brinda la vida.

Besos

El Drac dijo...

Creo que ha sido un error del gobierno de España darles las riendas de la economía al FMI cuando sabemos que su política siempre es aumentar los impuestos y rebajar los sueldos, provocando con ello el desempleo y la recesión. Un abrazo

Luis y Mª Jesús dijo...

Espero que lo conserven y que sea digno.
Me has preocupado con lo de la baja.
Yo estoy "pal" arrastre y está semana me queda el jueves cumpleaños de un amigo soltero al que hay que ayudar a organizar fiesta y ensayo general totalmente arreglada y pintada de la de ballet, viernes: graduación de uno de Eso, que marcha de ese colegio y hace un fiestón que organizamos los padres, sábado: festival ballet Ana, domingo: representación obra teatro Teresa, lunes: cumple Ana con 20 niños en el Montico (que está sin limpiar aún). martes: comprar todo lo que necesitan los 2 que se van a Irlanda un mes el día 28 desde Madrid, justo cuando regresemos de SANTI PETRI!!!!, adonde iremos el 23......¡¡A DESCANSAR!!.
Se me olvidaba lo menos importante: sustituyo a una compañera que está de vacaciones hasta el mismo día que yo las cojo.
¡ACUERDATE DE ESTA AMIGA QUE PIDE¡¡¡¡AUXILIO!!!.
Un besazo

Juan Antonio dijo...

Sabes que el trabajo es lo mas importante y no lo valoramos hasta que se pierde.De todas formas no hay destino mas decente para un carro de la compra que el transportar una vida y facilitar en algo a esta gente que malvive por nuestras calles con la indiferencia de tantos entre los que tu no te encuentras.Besos

Micaela dijo...

Hoy en día tener un trabajo es una bendición y conservarlo todavía más. Un fuerte abrazo.

Juan Julio de Abajo dijo...

Todo puede darse cuando las ilusiones - pocas o muchas - inundan los corazones. Festejos calados de oro que rezuman pasiones febriles; porque nada puede ser todo, y todo, en demasiadas ocasiones, es nada, nada, nada...

La noche ha matado al día; más un beso estampo en tu mejilla.


JULIO.