domingo, mayo 09, 2010

EL CAMINO

“No estamos donde están nuestros pies sino donde pisa nuestro pensamiento”Mónica Fernández Aceytuno

...Y le vi partir con la sonrisa cosida en el futuro y se me arrugó el corazón y mis ojos llovieron ternuras y soledades. Nadie entendía mi pena, esa tristeza egoísta que sangra cuando ves que un hijo camina sin tus muletas; se va del claustro materno a tejer su vida, a volar libre cual gaviota. Es la hora.

Entonces comprendí que era un hombre, que aquel niño que mecí en mis brazos ya no era… Miré al cielo esperando que la tormenta pasara, que mis palabras no delataran que la vida pasa aunque tú no quieras, y ¡ojalá! la luz me hiciera entender que yo había sembrado y ya podía descansar a la vera del campo a ver crecer los trigales, a respirar su aroma.

En silencio recogí el pasado, lo envolví en papel de seda y lo guardé.

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No se puede hacer otra cosa.
Guarda el pasado como un hermoso recuerdo.
Besos.

Luis G. dijo...

Enhorabuena por tu blog, Mª Angeles. Esa imagen del camino desgrana mágicos colores, simbolizando la nostalgia por esa partida del hijo amado, que, con tanta delicadeza glosas.

Saludos cordiales.
Luis.

Albino dijo...

El pasado es tuyo. El futuro deja que sea de tu hijo.

Antonio dijo...

Qué sensación de ambivalencia da el síndrome del nido vacío...
Besos

Juan Julio de Abajo dijo...

El joven viajero debe de emprender su viaje para que descubra lo ancho y hermoso que es el mundo. La madre llorará, como es su deber - todas las madres lloran -, pero debe de comprender que el paso de niño a hombre es tan rápido e inevitable como el cambio de estaciones cada año y tan normal como los traqueteos que la azarosa vida puedan curtirle. El hijo no exteriorizará su emoción; interiormente, el albergue amoroso de su hogar y de su madre lo llevará siempre consigo. ¿No es engrandecedor para una madre ver cómo se ha hecho grande su pequeño niño?

Mi cariño siempre, acompañado de dos besos como despedida.

JULIO.

www.fancyediciones.es
juan@fancyediciones.es

Adolfo Payés dijo...

Siempre te leo con agrado.
después de mi ausencia.. me disculpo..



Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos.

Militos dijo...

A mí se me fueron ya los diez, aunque una volvió con nieto y estoy muy feliz.
Me gusta mucho tu blog y me hizo una gran ilusión verte en el mío porque te conocía de tus comentarios en blogs amigos.

Te enlazo para verte a menudo.
Un beso

Maria Coca dijo...

El camino de la vida, en el que todos vamos y venimos...

Qué dulzura...