domingo, marzo 28, 2010

EL HOMBRE HECHO EXPRESIÓN

Me maravilla que la tierra, el hombre y sus manos, si el clima no lo impide, saque de dentro sus raíces, sus tradiciones. Y es que España, en esta semana, se transforma.
El arte en la calle caminando despacio, bailando desgarros de una trompeta. Un tambor que estremece y una jerga procesional rica en matices, repleta de significados cofrades invade nuestros oídos.
Los ojos se nos llenan de belleza y los rostros de la gente son todo un paisaje de expresión digno de observar.
Estos días me gusta confundirme entre el gentío, recorrer en silencio letanías de calles recogiendo la semilla del Hijo de Dios hecho hombre, débil, doloroso y con el miedo en sus pupilas.
Cuando vuelvo a casa caminando despacio, alargando los instantes y con el aroma del incienso embriagando mi nariz, pienso que el hombre es capaz de crear belleza para disfrute de otros sin esperar recompensa y si es capaz de hacer eso ¿por qué luego lo estropea todo?
Tal vez porque es humano y no conoce la perfección aunque la persiga en el mejor de sus sueños. Tal vez, quién sabe…

16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Será eso.
Apuesto que si.

Besos.

ana dijo...

El hombre es capaz de crear belleza para disfrute de otros sin esperar recompensa y si es capaz de hacer eso ¿por qué luego lo estropea todo?


Porque el amor lo quiere todo. Envuelto en papel de regalo y para llevar. Eso de quedarse en el escaparate mirando... son tan bonitos los regalos... que sólo mirarlos...

Rosa Cáceres dijo...

En cada localidad de España estos días se respira una atmósfera especial. Me gustaría pensar que el ser humano, que es capaz de tan sublimes expresiones artísticas, es capaz también de oír el mensaje en ellas contenido.

Al� Reyes dijo...

Así es. Amén

azpeitia dijo...

Porque somos imprevisibles, contradictorios, caprichosos, venales, instintivos y algo animales...Como siempre Maria Angeles tan sensible y certera...un beso muy grande de azpeitia

Juan Julio de Abajo dijo...

Dentro de la compleja y, en ocasiones, confusa mente de los humanos, debido quizás a que hemos perdido la capacidad de ver lo bueno a costa de soportar tanto malo, si nos adentrásemos un poco más en los recovecos que se nos antojan vacuos, quizas hallásemos porciones de bondad y delicadeza que nos engrandecería ante los demás y ante nosotros mismos. ¿Por qué no intentalo esta Semana Santa, que no sólo es Santa, sino que es de todos los mortales un poco? Yo, lo prometo, lo intentaré animosamente. Cuesta tan poco hacer un pequeño esfuerzo...

Un beso tierno y delicado.

JULIO.

Jesús Arroyo dijo...

Una calle estrecha,
un silencio negro,
un balcón de forja,
llora una saeta.

Codorníu dijo...

Tal vez seamos la encarnación del drama contradictorio que tan bien expresó Antonio Machado:

"...no quiero cantar ni quiero
a ese Jesús del madero
sino al que anduvo en la mar..."

Un beso.

INÉS dijo...

Ojalá no nos quedemos solo en el evoltorio...que sepamos ir más alla...al fondo de tanta belleza...ojalá.

Luis y Mª Jesús dijo...

¡Me voy a Sevilla a la MADRUGA!. Toda la vida he querido hacerlo. Dejo a los pequeños a cargo de los mayores.
Estoy emocionada.
Un besazo

joselop44 dijo...

Hay que salir a la calle a disfrutar del buen tiempo, de la gente y de la maravilla que nos espera. En ese sentido soy un privilegiado al poder contar con una Semana Santa tan espectacular y diferente como la que Albaicin, el Sacromonte, el Realejo y la Alhambra dan a la de Granada.
Un gran abrazo y que disfrutes mucho.

MarianGardi dijo...

Las tradiciones son las herencias culturales que representan a un País, es curioso que en Francia no existan procesiones.

Hace unos años en mi ignorancia yo creía que existían por todo el Mundo, como la costumbre de tomar las doce uvas tampoco se conoce en Francia, ni los turrones de Navidad.
Un abrazo y cariños

Anouna dijo...

Tengo la impresión que estas fechas son muy celebradas en España, con cofrades, proseciones, mantillas, etc. He visto mucho por los blogs. Sin duda que es un momento de mucha espectación tanto artística como espiritual, sobre todo debería ser espiritual, para eso es la fecha no?
Que pena que la sensación de reflexión por lo más noble de la vida, el darse sin pedir nada a cambio, más que sólo reconocer el hecho, no sea algo significativo para el resto del año. Pero así somos, muy frágiles en algunos aspectos tan convenientes para la memoria. Es lamentable.

Un abrazo, me han gustado mucho tus escritos, te he estado leyendo con mucho agrado e interés por los temas expuestos.

Anouna
Chile

Antonio dijo...

Aunque no comparta tu devoción por la Semana Santa y su simbología, te leo con especial interés, pues expresas magistralmente un sentimiento muy amplio de este pueblo nuestro.
Un abrazo

Maripaz Brugos dijo...

Es bonito conservar las tradiciones y que vayan pasando de padres a hijos.

Que descanses estos dias,

Besos

Albino dijo...

¡Vaya sermón!
Estoy de acuardo con las procesiones sobrias castellanas, pero me suenan a farándula las de Sevilla, pues si las cámaras de televisión no te captan en un balocn caro, no eres famosa y no te cinta Belen Esteban en su programa. Como juerga, prefiero la Feria.
Un beso