miércoles, marzo 03, 2010

BAJO UN PARAGUAS

La niñez imprime carácter. Sus vivencias son sensaciones cuyos posos modelan al adulto del mañana...
Tal vez por eso, me gustan los días de lluvia que acercan aquella Galicia que viví chapoteando agua con mis diminutos pies o paseando por la playa mientras las nubes nos duchaban, quién sabe...
Cuando amanece lluvioso, no me conformo con ver el agua tras un cristal, mi deseo es sentirla en directo, acariciar su piel húmeda relamiendo nostalgias y en cada gota encuentro el optimismo y los sueños que un día tuve.
Hoy llueve en Madrid, los coches se hacinan en las calles mientras sus limpia parabrisas bailan un vals: izquierda, derecha, se cierran, se abren...
Y yo, bajo un paraguas, abrazando el día que comienza.
¡Buen día, chicos, el mundo es nuestro!

13 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Bien por ese optimismo ¡BIEN!
Besazos.

Aquiles dijo...

¿pero no te criaste en república dominicana?.

Princesa Letizia dijo...

Llueve en todos los sitios. Tú no olvides el paraguas. Si lo olvidas, coge otro del primer paragüero con el que tropieces. Es lo que hace mi doncella.

Besos de Princesa

Antonio dijo...

¿Por qué regresamos al pasado infantil tan facilmente? Buscamos sensaciones de ese tiempo y será porque fuimos forjando la estructura emocional que nos sustenta... porque nos elicita emociones del pasado.
Es el perfume de mi hogar... ¿Os acordáis del anuncio?
Besos

Juan Julio de Abajo dijo...

Hace años, cuando teníamos juventud y a las chicas cortejábamos, a mí, y supongo que a muchos otros, nos gustaba pasear con ellas en día de lluvia y cogidos del brazo, como si el contacto con lo carnal y lo natural se fundieran al unísono.

Con tu relato, beldad, me lo has hecho recordar... Por ello, gracias.

Un beso...y una flor, si pudiera.

Julio.

www.fancyediciones.es
juan@fancyediciones.es

joselop44 dijo...

Un día más bajo la lluvia. Yo estoy ya cansado y necesito sol.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Aquí llueve y hace mucho viento.
Pero mañana mejorará.
:)

Besos.

Maripaz Brugos dijo...

Me pása como a tí...me encanta que la lluvia, me bese la cára, es una sensación de vida.

Besos con sabor a lluvia

Lely Vehuel dijo...

El pasado siempre esta presente,buenisima entrada.Cada tanto vengo y paso por tu sitio para verte,leerte y encontrarte entre tus notas.Mas que decirte que tu lugar es placentero de visitar y produce en mi el encanto que se necesita para volver siempre.Te invito a Cuentos y Orquideas y leer algo nuevo,un abrazo para ti,mucha luz y hasta pronto...

Adolfo Payés dijo...

Paso a dejarles mi saludos fraternos de siempre..
Disculparme por mi ausencia..

Por razones de viaje no he podido estar en cada unos de sus blog.
Continuo con mi viaje y pronto espero poder con el ritmo normal para compartir sus escritos..

Un abrazo
Saludos fraternos..

MarianGardi dijo...

Claro que si Ángel, bailando sobre la lluvia, bailaremos!!
He sentido tu inspiración, seguro que yo por las calles de Madrid bajo un paraguas hubiera sentido lo mismo que tù.
Un abrazo musical

Codorníu dijo...

Deja algo de literatura para el domingo, que nieva; según dicen.

Aunque yo me quedo con la lluvia. Es lo mío. Soy gallego.

Me has llegado al alma.

Un beso, buenas noches.

Maria Coca dijo...

Me encanta tu optimismo! La verdad es que yo ya estoy cansada de tanta lluvia...