La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

miércoles, febrero 24, 2010

CONVERSACIONES A MEDIA TARDE

Ayer a las cinco de la tarde diluviaba. Una compañera dijo “Tomemos una caña mientras escampa”. La dueña del garito cuando nos ve aparecer se la ilumina la cara; no me extraña porque ese día cierra la caja con números positivos. La tarde plúmbea en unos sofás mirando a la cristalera invitaba a la charla, y está tiene unas secuencias curiosas: primero resumes el día, despotricas, te relajas y la conversación salta al panorama candente; ayer tocaba la manifestación de las pensiones. De grupo nadie iba porque tenía una tarde liadísima: guarderías, clases, carrito de la compra, pero allí estábamos delante de una cerveza, de otra y otra…

Cuando las cañas avanzan, no os lo vais a creer, pero la conversación se trastorna. Yo de vez en cuando me levanto muy seria, bailo una sevillana que la dueña del garito jalea con frenesí. Otra compañera para que se la entienda mejor, se pone de pié y nos lanza una arenga- ayer nos contó lo limpia que es su madre y nosotros al terminar aplaudimos a rabiar-, total, cuando me subí en el autobús de vuelta a casa, como el ayuntamiento está arruinado y no puede tapar los socavones, se movía como una coctelera ¡qué malita, madre!


Pero quiero llegar a la esencia, no de la cerveza, sino de lo bien que sientan esas conversaciones a media tarde. Vomitas los demonios que te corroen y haces uno de los ejercicios más sanos que existen: reírte, reírte hasta de tu sombra.

Yo ayer lo hice por mí, y por esa amiga que tanto lo necesita en una tarde que llovía frescura, que llovía a chaparrón.

¡Amigos, que tengáis un buen día!

13 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que bien eh?
Más a menudo deberíamos hacerlo.

Besos.

Codorníu dijo...

Eso es sanísimo. Mucho más que el pavofrío. A mí me gustaría reirme mucho más. O por lo menos saber llevar en paralelo la risa y esas otras cosas más ásperas con las que lidiamos cada día.

Yo creo que es una señal clara de autonomía personal que no te dicten el carácter las circunstancias.

Yo ayer fui a la mani, que no es un buen sitio para echar unas risas.

Café y beso.

Jesús Arroyo dijo...

Ten tú el buen día, amiga Cantalapiedra, porque siendo culpable de esas terapias... ¡te lo mereces!
Besos y risas.

JULIO dijo...

La lluvia y un cierto malestar contribuyen al desfogue personal. ¿O no?


¡Ciao, encanto!

joselop44 dijo...

Me encantan esas cervecitas, cafés y copas con amigos. Es de las mejores cosas de la vida.
Un abrazo.

Adolfo Payés dijo...

Muy bello. para seguir siempre en ello..



Un abrazo
Saludos fraternos..

Juan Antonio dijo...

Tu sabes que por aqui abajo eso se estila mucho y se valora mas.Lo que mas me gusta es que no te olvidas de tu amiga .Buen final de semana cantalapiedra del alma.

NOta: No seas torpe en mi blog,estaba debajo compañera.Besos grandes como el Guadalquivir

guillermo elt dijo...

¿Y qué me dices de esas birritas de finde por la noche?... eh?

Un "puntico" de chispa es como un poquito de pegamento entre dos que se quieren... y no hablo expresamente del cariño del amor.

Besicos.

MarianGardi dijo...

los encuentros con amigas detrás de una cristalera viendo la lluvia y riéndote a carcajada limpia son muy apetecibles y deseables.
Un abrazo querida compañera

Maripaz Brugos dijo...

Esos encuentros con sus risas y sus cervezas, son totalmente necesarios, para saborear la vida y los amigos.

Un abrazo guapa

Antonio dijo...

Los mejores encuentros entre amigos se hacen delante de la cervecita... luego ya se sabe, ponemos a parir al gobierno, a la religión y a cantar Asturias patria querida, jajaja... Al final nos vamos a casa estupendamente, con alegría en el cuerpo.
Un abrazo

Maria Coca dijo...

Pues si, reírse y compartir con los amigos es todo un placer. Magnífico.
Buen finde!!!!

Luis y Mª Jesús dijo...

Mas vale una cañita de más que de menos.
Procuro tomar cortos para aguantar más tiempo.
Luis y yo hemos recuperado el "ir de vinos" -realmente de cañas y mostos- con los chicos y algunos amigos. Es fantástico, pero yo creo que lo que anima es la conversación , no el alcohol.
Megustaría estar allí "echándome una sevillana contigo.
Un besazo