domingo, junio 14, 2009

TORMENTA

… Me he sentado al borde de la piscina a remover el agua turquesa con los pies. Cuando paraban, el líquido se convertía en espejo y allí estaba yo dejando pasar el tiempo entre sol y nubes; se barruntaba tormenta. Me he zambullido como un pez buscando un pensamiento bajo el océano estancado. Estaba frío, limpio, hermético; abajo, el silencio es sordo, hueco…, tan solitario, que he emergido en busca de la vida que se mueve. Un rayo de sol se estrellaba en ese momento contra ese mar artificial absorbiendo su azul y pintándole de una plata envejecida ya que detrás venía una nube gorda con ínfulas de aguar la fiesta.
Ha sonado un trueno mientras me deslizaba por la pista ejerciendo de nadadora y bailarina. Me ha gustado el sonido del agua mientras mis remos avanzaban hasta la orilla; dicen que las tormentas son peligrosas cuando estás dentro del agua y, en vez del juicio, me ha brotado el espíritu camicace. Me he parado en medio de la mar prefabricada y mirado al cielo. Un grupo de nubes, cuyo color era indescriptible por la variedad de tonalidades que poseían, me han envuelto en su bóveda grisácea hasta descargar sobre mí una rabia fina y dulce.
Agua sobre agua y yo simulando un pez bailarín en una tarde de tormenta estival.

21 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que delicia.
El agua me encanta en todas sus manifestaciones, mar, río, piscina, cascada, lluvia...
Te veo bien.

Besos.

Luis y Mª Jesús dijo...

Cuidado Mª Angeles, te quremos mucho tiempo a nuestro lado. ´No te voy a contar historias pero ls he ivido en una amiga cercana. Cuando el cielo se enfada mas vale ser obedientes y volver a casa.
Disfruta este último día, ya queda poco para las vacaciones.
Un abrazo

Adolfo Payés dijo...

Una hermosura hecha delicia nos entregas.. me gusto y mucho

besos

saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo

que tengas un bello inicio de semana

María (lady) dijo...

Me has transportado a mis años de adolescente. La gente salía corriendo de la playa mientras yo me zambullía ...
Un besote y feliz domingo!

goyo dijo...

Hola Rubia, mas que camicace...te siento desafiante.
Tu pluma alegro mi dia, mujer.
Cuando vuelvas a Argentina, tienes asegurado los tangos en San Telmo, de Buenos Aires y zambas y chacareras en mi querida Catamarca.
No dejes de venir...
Un beso Rubia Mireya...

El Señor de Monte Grande dijo...

Que hermoso es bañarse bajo la lluvia, pocas veces pude hacerlo, aunque es peligroso a veces.

Un abrazo desde MG

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

el agua purifica...que necesidad de agua que tengo...
besitos.

Nómada planetario dijo...

El viernes estaba el agua del Mediterráneo que cortaba de fría, el puñetero poniente es lo que tiene por estos lugares.
Besos desde la sombrilla.

PIZARR dijo...

Que gozada de baño me he dado a tu lado y con tus letras.

Ni caso a eso del peligro... el peligro puede estar en cualquier lugar y si uno puede saborear ese baño de agua sobre agua, adelante, no hay nada más atrayente y ni te cuento si el cielo está enfurecido y es de noche...

Un abrazo, veo que estos días nos movemos entre las aguas y sus recuerdos.

MarianGardi dijo...

El agua que bueno es sentirla como un pez.
Besinesssss

Jesús Arroyo dijo...

Hola Esther Williams:
Bueno, de esta manera, nos has dejado la oferta del día, "dos en uno". Dos aguas contigo, en tí.
Si me pasa a mi lo del trueno... salgo del agua como los gatos.
Un besazo.

ESENCIA DE MUJER dijo...

El agua es fuente de vida, tambièn de libertad...

Un beso.
Marìa Laura.

Estrella Altair dijo...

Ummm.. que bonita escena.. yo suelo tenerlas.. pero en la pisci.. cuando nadas en cubierta.. y ves como llueve.. y tu tan ricamente.. nadando.

Besos

Ulysses dijo...

Ayer llovió todo el día en Santiago de Chile y tu nadando tan feliz.

Saludos

josé javier dijo...

Un fuerte abrazo de tu amigo sevillano... y ¡Feliz verano!

josé javier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fran dijo...

¡Qué cóctel de sensaciones nos trasmites! Vista, oído, tacto…y el olor de humedad tormentosa ya nos viene solo con lo bien que nos has metido en escena.
Yo me quedo con “el sonido del agua mientras mis remos avanzaban” porque a mí también me encanta escuchar el chapoteo mientras nado en soledad.

José Manuel dijo...

Ahora comprendo cómo he llegado hasta aqui... eran tus cantos de sirena...
Besos húmedos y atronadores... (bueno, ésto ha quedado poco romántico :-))

INÉS dijo...

Buena experiencia la del agua del cielo y el agua de la tierra haciéndose una.
Yo, por si acaso, cuando el cielo amenaza, prefiero bajo techo y con una buena cámara de fotos para que no me encuentren desprevenida.
Bss

GAB dijo...

Hermosa sensacion la de la lluvia cayendo y tu, sirena azul persiguiendo el sueño de la razon.

Maria Coca dijo...

Dulce sensación...